Mié. Dic 7th, 2022

La aportación de la energía nuclear al mix energético español continúa resultando de vital importancia para sustentar la demanda de nuestro país. Así, de acuerdo con los datos del Sistema Integrado de Supervisión de las Centrales Nucleares (SISC), dependiente del Consejo de Seguridad Nuclear, su capacidad de generación anual se mantiene cercana a los 60.000 GWh -hasta el 31 de agosto, la producción fue de 37.561 GWh-, equivalentes al 20%, aproximadamente, de la demanda energética española.

De esta forma, las siete centrales que aún continúan en activo en España (Almaraz I y II, Ascó I y II, Cofrentes, Trillo y Vandellós II) ya suponen el 40% de la electricidad libre de emisiones generada en nuestro país, contribuyendo así a reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente 30 millones de toneladas a la atmósfera cada año.

En un contexto en el que las centrales que utilizan la combustión de gas continúan resultando la fuente energética más relevante en España, con un peso del 24% en el mix, con una gran volatilidad en su precio y en un momento de gran dependencia respecto al suministro exterior, Sarens, líder mundial en levantamiento de cargas pesadas, transportes especiales y alquiler de grúas, recuerda la importancia de la energía nuclear en nuestro país como herramienta para mantener estable el suministro eléctrico y hacer frente así a la demanda del país.

De acuerdo con Dimitri Laurent, Sales Manager de Sarens para el sur de Europa, África y LATAM, “España debe continuar apostando por la energía nuclear como sustento del sistema energético. Su capacidad para producir energía las 24 horas del día, en tiempos de operación por encima de las 8.000 horas anuales, sin prácticamente interrupciones, es una ventaja competitiva en una situación de inestabilidad energética como la que vivimos”.

Sin embargo, para que esta capacidad no se vea mermada, al menos hasta el comienzo de la desconexión de las centrales actuales en 2027, es importante continuar apostando por la innovación, la renovación y el mantenimiento de las infraestructuras ya existentes, algo en lo que Sarens se ha especializado en todo el mundo, para lo que la compañía recuerda su compromiso y colaboración con todas las empresas energéticas e instituciones públicas que la requieran.

Sarens ha acumulado a lo largo de los últimos años una gran experiencia internacional en el sector nuclear. En EE.UU. recientemente ha contribuido a las obras de sustitución de cuatro generadores de vapor de aproximadamente 370 toneladas cada uno, como parte de las tareas de mantenimiento y repostado de la planta de Watts Bar en Spring City, Tennessee. Anteriormente trabajó en la construcción de la nueva planta energética de Hinkley Point C en Inglaterra, en la que utilizó por primera vez la grúa SCG-250, también conocida como Big Carl, la más grande del mundo, con una capacidad de carga de 5.000 toneladas.

Gracias a su posicionamiento internacional, Sarens también cuenta con un acuerdo de colaboración con NuScale, compañía norteamericana especializada en el desarrollo de reactores modulares de tamaño compacto (SMR, por sus siglas en inglés), para facilitar su transporte e instalación ya en destino. Este tipo de reactores, cuyo tiempo de instalación se reduce de forma notable, podría resultar recomendable para localidades más pequeñas o aisladas con consumos energéticos por debajo de los 77 MW.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *