Dom. Oct 24th, 2021

SHARING

“EL SHARING ES UNA PROPUESTA DE VALOR PARA LA MOVILIDAD URBANA Y METROPOLITANA”

Entrevista David Bartolomé, Share Now España

Hoy vamos a hablar de vehículos compartidos y del carsharing. Qué es eso del carsharing, cuál es la problemática de este negocio y cuáles son las tendencias. Para hablar de todo esto entrevistamos a David Bartolomé, managing director de una de las empresas más establecidas o reconocidas de carsharing en España, Share Now (Car2go). Además, David Bartolomé es presidente de la recién creada asociación del vehículo compartido, AVCE.

David Bartolomé, Gerente Share Now y presidente AVCE.

Citymotion.- Buenas tardes David, en primer lugar me gustaría preguntarte, ¿qué es eso de carsharing?

DAVID BARTOLOMÉ: El carsharing es una manera de usar los automóviles diferente a lo que se venía haciendo.  El Carsharing es un concepto que nace de una reflexión sobre los problemas que estaban generando la concentración de automóviles en las ciudades, hablamos siempre de entornos urbanos y metropolitanos.

En la agenda medioambiental desde hace ya 15 o 20 años, o incluso a finales del siglo XX el uso masivo de vehículos privados se identificaba ya como un problema en algunos sitios. A partir del año 2000/2005 se empieza identificar que la movilidad va a ser un gran tema en la agenda ambiental y en las políticas ambientales, sobre todo de las ciudades, pero también a nivel nacional. Digamos que el carsharing es una solución o una idea, un modelo de negocio para usar los coches de una manera diferente, intentando dejar atrás los impactos negativos del uso desproporcionado de los vehículos privados.

Yo que soy de una ciudad muy pequeña, de Segovia, estábamos acostumbrados a ir a por el pan en coche y a ir a tomar una caña en coche, distancias que andando son de 15 o 12 minutos. Eso ha cambiado y está cambiando, y el carsharing forma parte de ese cambio. Yo lo definiría como una herramienta de gestión de movilidad sostenible, también una nueva manera de usar los automóviles. Lo que nosotros intentamos hacer es un modelo de negocio sostenible en el tiempo.

Al final de lo que se trata es de desplegar una flota de vehículos, más o menos grande, en un área definida: 50, 80, 120 o 200 km2 y en esa área se pueden coger los coches, se pueden usar y se pueden devolver. El final del viaje está abierto, siempre dentro de esa área previamente definida.

El modelo es de pago por uso, cada vez que se utiliza se paga, si no se utiliza no se paga. Y en el pago la idea es que esté comprendido todo, no solo el uso del vehículo, sino también la energía -en nuestro caso es energía eléctrica de origen renovable, con certificación de origen-, el seguro, el mantenimiento…

La idea, de cara al usuario, sería que tenga un coche disponible en el teléfono, más o menos cerca, digamos que a 5 minutos andando. Esto, evidentemente, no siempre es verdad y ese es nuestro desafío. Si un ciudadano tiene realmente un vehículo disponible a cinco minutos andando, que puede usar y que además es un vehículo cero misiones, que no provoca contaminación, pues digamos que es un servicio muy conveniente para que en los desplazamientos urbanos se recurra al transporte público, a caminar, a la bicicleta y cuando se necesita, un coche.

Carsharing es una alternativa al vehículo privado, que combinada con el transporte público y la micromovilidad, mejora el medioambiente y la calidad de vida de nuestras ciudades

CITYMOTION.- Actualmente, ¿en qué ciudades españolas estáis presentes?

DAVID BARTOLOMÉ: Actualmente estamos en Madrid. Share Now es una empresa que nace en Alemania, el primer proyecto fue en la ciudad de Hamburgo y ahora estamos presentes en 16 ciudades en toda Europa, las ciudades más importantes.

En Madrid el carsharing se ha desarrollado mucho por su alta densidad de población y también por tener una regulación que permite el desarrollo del sistema. De hecho, Madrid está considerada como un referente en carsharing.

Entramos en Madrid en 2015 con vehículos eléctricos, de cero emisiones. Eso fue bastante revolucionario, sobre todo en una ciudad con poca infraestructura de carga pública, qué es el verdadero desafío.

Creo que hay un antes y un después de la entrada del carsharing en Madrid. Despertó el interés de todo el mundo y progresivamente la aparición de nuevos modos y operadores. Hoy en día, te asomas a la ventana y ves que hay muchas empresas de carsharing, muchas empresas de motosharing, muchas empresas de patinetes compartidos, bicisharing …

El modelo se ha replicado también en otros modos de transporte y en muchas compañías, apareciendo nuevos actores que en ese año 2015 no pensaban que fueran a estar en movilidad se han interesado y han entado en este negocio.

Y esto es bueno, porque al final cuantas más posibilidades de movilidad existen, mejor para todos.

CITYMOTION: ¿Cómo es, David, el perfil de los usuarios de carsharing? ¿Ha ido evolucionando desde que empezasteis hace 5 o 6 años? ¿Son los jóvenes quiénes más lo usan?

[DAVID BARTOLOMÉ]: Ha evolucionado un poco, sí. Al principio era gente que quería estar a la última, que estaba habituada a usar el móvil para comprar. Esto ahora es una opción para mucha más gente que hace 5 años, aunque ya había un desarrollo del uso del móvil bastante grande, pero sí que era más gente joven la que quería probar. Ahora sigue teniendo mucha base de esta gente joven, pero sinceramente es un servicio para todo el mundo.

De hecho, leímos hace poco en un artículo de nuestra empresa en Austria, el testimonio de una persona de 73 años, usuaria habitual de la compañía SHARE NOW y del carsharing. Estaba encantada y explicaba por qué, aunque mantenía el vehículo en propiedad, y esto es algo que todavía hay gente que hace, porque evidentemente hay un miedo, o hay esa idea de si te quieres ir de fin de semana o me quiero ir una semana a Málaga o Cádiz de vacaciones, necesito un coche. Para esos viajes el carsharing con vehículo eléctrico todavía es un poco limitado. Hay algunos carsharing con vehículos híbridos enchufables que también dan ese servicio.

Yo creo que cuanto más desarrollemos esa faceta, más fuerza cogerá el carsharing para ser alternativa total al vehículo privado.

El carsharing está fomentando el conocimiento y el uso de los vehículos eléctricos entre los ciudadanos

CITYMOTION: Claro, se está pendiente un poco de la evolución de las baterías y de la autonomía de los vehículos, así como de la red de carga…

[DAVID BARTOLOMÉ]: Esa es la ecuación, autonomía de los vehículos, infraestructura de carga… pero no solo eso. Creo que también es un poco introducir esa cultura del uso del vehículo eléctrico, porque no es lo mismo a los motores de combustión, aunque sea parecido.

Si nos queremos ir de Madrid a Cádiz, por ejemplo, con un vehículo de gasolina estás tranquilo. Cuando tienes que repostar eliges un sitio, paras y es rápido. Sabes que puedes entretenerte poco, 10 minutos o cuarto de hora, y sigues el viaje, no tienes que pensar mucho de manera anticipada.

Con el vehículo eléctrico, sin embargo, tienes que pensar que autonomía tienes y tienes que planificar tu viaje, dónde vas a cargar, qué kilómetros vas a poder hacer… Evidentemente cuanto más aumente la autonomía de los vehículos, más facilidades tendrás, pero el vehículo eléctrico siempre va a requerir cierta experiencia, cierta cultura, cierto anticiparte, saber dónde están los puntos de carga, tener un poco la tranquilidad de saber que vas a llegar allí y se va a cargar el coche mientras vas a comer un bocadillo, tomar un café… Y en vez de 12 minutos, con un eléctrico pueden ser 40`.

Esa experiencia es la que falta. No solo autonomía, no solo es modelos y vehículos -que ya hay un montón- eléctricos con una autonomía muy aceptable, creo que ya existen más de 200 vehículos eléctricos puros. Y no solo el despliegue de infraestructuras.

Creo que esa cultura del eléctrico es lo que falta, y para eso precisamente creo que el carsharing ha sido punta de lanza, cientos de miles de ciudadanos en España han conocido el vehículo eléctrico gracias a SHARE NOW, gracias a Car2go y gracias en general al carsharing.

Han sido los primeros que han dicho, por 5€ o por 10€ me voy a hacer este viaje: se han montado en un coche eléctrico, se han dado cuenta de que no suena, no tiene vibraciones, esa ausencia de ruido, esa experiencia en la salida potente… Y eso es importante porque hace que pierdas miedos.

También te cuento que nosotros, en Share Now, acabamos de lanzar un proyecto en el que los propios clientes pueden entrar en nuestros centros de carga e interaccionar con la infraestructura de carga, cargar los coches. Y eso evidentemente tiene una recompensa, un crédito de unos 4€ si lo hacen, y la verdad que está funcionando muy bien.  

Lo importante es que también el carsharing está ayudando a la gente a relacionarse con la estructura de carga.

Creo que es importante ganar en cultura de electro-movilidad y creo que el carsharing es una punta de lanza y es un elemento que realmente está ayudando a generar esa cultura.

CITYMOTION: Y además estáis muy en la línea de las políticas propias de descontaminación, descongestión, de esa apuesta por la movilidad sostenible. Políticas como las que están llevando a cabo en ciudades como Madrid o Barcelona, o en muchísimas ciudades europeas que quieren descarbonizar … Me imagino que las iniciativas que habéis llevado las empresas de carsharing estarán de alguna manera premiadas por estos ayuntamientos… no sé si me equivoco.

DAVID BARTOLOMÉ: Más que premiados, como te decía al principio, el carsharing se concibe como una herramienta para la movilidad sostenible, una herramienta que hay que manejar, y la tienen que manejar los gestores de movilidad.

Es decir, el uso compartido de los vehículos está claro que es una alternativa a la propiedad privada de los vehículos, cuantas más opciones tengamos en la ciudad, menos necesidad tendremos de ir a opciones más antiguas y, sobre todo desde el punto de vista ambiental y urbano, menos deseables.

El uso del coche privado en ciudad tiene unos impactos que son negativos. La mala calidad de aire es un problema muy serio. Yo creo que dentro de unos años miraremos atrás y veremos con asombro cómo éramos capaces de vivir en ciudades contaminadas y de criar a nuestra familia en ambientes contaminados de una manera normal, es algo que miraremos y diremos “menos mal que lo hemos dejado atrás”.

El tema del cambio climático es un tema muy importante, es un problema global, en el que las ciudades tienen su aporte, y la movilidad de las ciudades tiene su aporte en el problema del cambio climático (las emisiones de CO2).

Además, está el tema del espacio, cuánto espacio ocupan los vehículos privados. Es decir, si tú tienes un vehículo de carsharing aparcado en la calle, está a disposición de a lo mejor, haciendo un ratio de 500 metros, la gente que vive ahí y trabaja, o están tomando un café, cenando… y van a poder usar ese vehículo. Ese espacio, según como yo lo veo, está usado de una manera más racional, más para todos, más democrática. Es una herramienta de movilidad y no es que esté premiado, es que es útil y los gestores municipales lo que deben hacer es usarla en función de sus objetivos de movilidad sostenible. No se trata solo de Madrid o Barcelona, todas las ciudades europeas tienen prácticamente los mismos problemas y están inmersas en la misma transformación.

Lo que es importante es la combinación de las herramientas. El carsharing, por ejemplo, combinado con otras herramientas de restricción de uso de vehículo privado, como pueden ser las zonas de bajas emisiones, o las políticas de aparcamiento, o de acceso, etc. Eso es lo que es una buena política de movilidad sostenible, cómo combinar las opciones. Si, por ejemplo, vas a las zonas de bajas emisiones, al final es una herramienta que restringe la movilidad y el carsharing lo que hace es dar una alternativa minimizando los impactos. Es decir, son las dos caras de la misma moneda. Es esa combinación la que realmente tiene ese efecto y consigue un cambio de hábito más potente.

CITYMOTION: Durante este último año 2020, año de pandemia, ¿ha habido miedo por parte de los usuarios a utilizar el carsharing en sus desplazamientos?

[DAVID BARTOLOMÉ]: Yo creo que ha habido miedo a todo, yo mismo he tenido miedo sobre todo al principio. Las dos últimas semanas de marzo del año pasado era un poco de tener los ojos abiertos, de repente todos en casa… Yo creo que había miedo a todo. Nosotros tuvimos que parar el servicio, lo paramos hasta finales del mes de mayo cuando empezamos aquella primera desescalada, que casi se nos ha olvidado, porque hemos tenido subidas y bajadas como para hacernos una travesía por los Pirineos. En aquella desescalada volvimos a ofrecer el servicio. Sí es cierto que nosotros aprovechamos ese momento de parón para repensar, reorganizar y mejorar todos los protocolos de limpieza, de desinfección…

Pero luego vimos que realmente el usuario no tenía ningún miedo o temor a usar el servicio, porque es un servicio que puedes ir solo y yo creo que en esa época se entendía también un poco el peligro con el contacto humano con otra gente y no el contacto con superficies como luego se ha demostrado que también inciden en el desarrollo del virus y de la pandemia. Sí que podía haber sido peor, podía haber tenido la gente más miedo, pero realmente no. Los coches se han seguido usando, menos que antes de la pandemia, pero porque hay menos movilidad en general.

Es verdad que el uso ha descendido, pero en línea con la movilidad general, tanto del transporte público de ciudad como de transporte privado, aunque este ha sido un poco menos. Y ahora estamos prácticamente recuperados y con ilusión. Vamos a ver qué pasa en el tercer cuatrimestre.

CITYMOTION: Por cerrar un poco la información de Share Now, ¿qué vehículos tenéis actualmente en España, qué número de vehículos, qué antigüedad media tiene la flota, cada cuanto se renueva…? Un poco cómo es vuestro sector.

[DAVID BARTOLOMÉ]: Los renovamos, más o menos cada 2 o 3 años. Se trata de vehículos nuevos siempre. En nuestros modelos tenemos una flota de 600 Smarts eléctricos, con dos y cuatro asientos.  

CITYMOTION: Y objetivos de ir a otras provincias, otras ciudades españolas, ¿tenéis a corto plazo?

[DAVID BARTOLOMÉ]: Bueno a nosotros nos gustaría extender el concepto por toda España, no te puedo dar nombres concretos, pero sí que te puedo decir que nuestro interés es hacer que el servicio sea relevante también geográficamente. Ahora mismo estamos prácticamente saliendo del problema de la pandemia y realmente no te puedo hablar de un proyecto, de una fecha, pero sí que miramos sobre todo a las ciudades más importantes es España con interés, y ojalá algún día podamos estar allí.

CITYMOTION: ¿Y otra tipología de vehículos eléctricos como motos, patinetes, bicis… o solo coches?

[DAVID BARTOLOMÉ]: De momento la respuesta es un poco la misma, estamos en una comunidad de carsharing, sí que hemos tenido interés y hemos mirado otras opciones, pero de momento estamos operando con carsharing y no te puedo decir que antes del verano podamos hacer algo diferente.

LA DEMANDAS DE LAS OPERADORAS DE SHARING: IDENTIFICACIÓN Y ZONAS DE APARCAMIENTO

CITYMOTION: Y respecto a esta asociación que acabáis de crear, de vehículos compartidos, ¿cuántas empresas estáis dentro de ella? Y un poco cuáles son los objetivos, porque parece que os va muy bien, no sé si tenéis problemas.

[DAVID BARTOLOMÉ]: Claro, tenemos problemas porque estamos hablando de algo que es muy nuevo, es un concepto que ha nacido relativamente en un laboratorio en el año 2009, el primer proyecto fue en 2011… Es verdad que han pasado diez años, pero sigue siendo muy nuevo, porque los primeros años fueron bastante difíciles y duros. Ahora, en estos últimos años sí que estamos viendo cómo otras compañías -porque el primer proyecto fue de Car2go, que fue quién inventó este modelo- y ahora vemos que, tanto en España, como en Italia, Francia, Alemania, van saliendo empresas que quieren competir y esto es positivo, porque enriquece el ecosistema, las opciones del usuario. La competencia al final es estupenda, porque te impulsa a mejorar.

En España hay cuatro empresas importantes, -hay alguna más-, pero las cuatro empresas importantes que ya llevamos más tiempo, los que por volumen, experiencia y antigüedad tienen más peso, nos hemos visto inmersos en problemas que son comunes, son iguales para mí que para un competidor. Creo que ha sido una cosa natural juntarse y desde el ámbito asociativo encarar estas cuestiones.

CITYMOTION: Puedes contarme algún problema que podáis tener en común…

[DAVID BARTOLOMÉ]: Problemas tenemos muchísimos, no te puedo contar todos, pero simplemente es un modelo nuevo que tiene que buscarse un hueco y debe tener reconocimiento en todas las instituciones, y no todas las instituciones lo conocen ni tienen el conocimiento, tampoco la experiencia para entender cómo funciona, si es positivo, no es positivo…

Para eso tiene que haber una asociación que defienda un poco el sector. Un ejemplo que te puedo poner es el trabajo que hemos hecho en un proto embrión de la asociación (porque es verdad que todavía no teníamos los papeles firmados), se ha actuado de manera conjunta para dar apoyo a la Dirección General de Tráfico en la definición de la etiqueta de carsharing, que es una etiqueta que identifica los vehículos compartidos; conseguir esto ha sido bastante esfuerzo y es un claro ejemplo de cómo la asociación representa al sector. Hablamos de colaborar para desarrollar herramientas, regulación a favor del carsharing.

Ahora son los gobiernos locales, los ayuntamientos, quiénes pueden establecer normativa, regulación o incentivos para estos vehículos, porque ya los identifica la DGT. Este es el ejemplo que tenemos con el Ayuntamiento de Madrid, que, en la nueva ordenanza de movilidad, establece reservas de espacio de aparcamiento para el carsharing, que de momento son poquitas, pero están en la ordenanza y esperemos que en un futuro se aumenten.

Lo que pedimos que los aparcamientos puedan estar cerca de intercambiadores de transporte, o cerca de centros de generación o de atracción de viajes, para facilitar esa alta rotación de los vehículos, que es al final lo que trae el carsharing. Puede ser interesante que haya un área de carsharing al lado de un intercambiador de transportes, al lado de un estadio, un hospital… Y esto es algo que hemos hecho en conjunto desde el sector.

CITYMOTION: ¿Vuestro sector genera una industria paralela de servicios, o bien os ocupáis vosotros de todo?, me refiero por ejemplo a la recogida, limpieza… ¿todo eso lo hacéis las propias compañías de carsharing, o colaboráis con empresas externas?

[DAVID BARTOLOMÉ]: En eso cada uno hace lo que cree que debe hacer en función de su estrategia y de su desarrollo. En cualquier caso, o bien se crea empleo directo o bien se contrata una empresa que lo realice, creando también empleo. Digamos que hay diferencia, pero el impacto del sector en la generación de empleo es un poco parecido.

CITYMOTION: ¿No tendrás los datos de usuarios españoles de carsharing?

[DAVID BARTOLOMÉ]: No los tengo. Hemos empezado a trabajar de manera conjunta hace poco y quizá en el futuro podamos tenerlos, pero de momento no los tenemos. Lo que sí te puedo decir es que si juntamos los usuarios de cada empresa son más de un millón en España. La cuestión sería si algunos están repetidos.

Por ejemplo, nuestra empresa Share Now viene de la fusión de dos empresas anteriores: que eran Car2go (el proyecto de carsharing que inventado por Daimler) y Drive Now (el modelo de BMW). Estos dos modelos se fusionan en Share Now en 2019. En nuestro caso vimos que el solapamiento de clientes no era el que pensábamos, era bastante más bajo. Es decir, que los usuarios de carsharing a lo mejor están con una sola empresa y ya está. En cualquier caso, creo que el volumen es ya bastante significativo.

CITYMOTION: Sí, me imagino que habréis notado también dentro de la empresa un incremento de usuarios (con el inciso de la pandemia).

[DAVID BARTOLOMÉ]: Sí, el aumento es constante. El carsharing también tiene un uso esporádico, es decir, el carsharing es un coche para cuando se necesita, tu perfectamente puedes acceder al servicio esta semana y otra vez la semana que viene y a lo mejor durante una semana no lo usas. No hay ninguna obligación ni ningún pago recurrente, por tanto, es un servicio que tú cuando lo usas lo pagas y ya está. Entonces hay mucha gente que sí que hace ese uso no regular más espaciado.

CITYMOTION: Últimamente se está implantando la opción de alquileres a largo plazo. ¿La tendencia será un poco esa, alargar los tiempos en los que los que la gente pueda usar el vehículo?

[DAVID BARTOLOMÉ]: No es que la tendencia sea esa, es que nosotros usamos lo vehículos automóviles de una manera y el carsharing quiere ser alternativa a ese uso. En el uso privado normalmente tú no haces esa reflexión cuando te compras un coche, si mañana me quiero ir a Málaga pues me iré, no tengo ni que pensar. El carsharing lo que quiere un poco es ser alternativa, pero con una diferencia, introduciendo el modelo de pago por uso Esto es un regulador natural del uso. Bajo este modelo no pasará lo que me pasaba a mí cuando era joven en Segovia, que íbamos a comprar el pan en coche, porque ahora tienes que pagar ese viaje.

Al final el usuario de carsharing es un usuario de transporte público de manera regular que, a veces, necesitará un vehículo para lo que sea: para salir de la ciudad, para hacer un viaje en el área metropolitana, que te puede interesar por motivos de relación origen-destino, por tiempo, porque a lo mejor hay varios usuarios, porque lleva un paquete, o cuestiones incluso de comodidad.

El caso es que al final la combinación de transporte público y carsharing que va a contribuir a un contexto urbano mucho más limpio, más despejado, con mucho más espacio libre… y con las necesidades de movilidad satisfechas.

CITYMTOION: Muy interesante. No sé si se te ocurre alguna cosa que se nos haya quedado en el tintero. Creo que hemos abordado numerosas cuestiones …

[DAVID BARTOLOMÉ]: Podríamos seguir hablando un rato, pero creo que hemos dado un repaso al tema. Agradecerte le interés.

Nosotros seguimos empujando este modelo, en el que creemos mucho porque creemos que es bueno y que una ciudad con carsharing es mucho mejor.

Vehículos cero emisiones, el carsharing como punta de lanza de la movilidad eléctrica y de la innovación, generación de empleo verde… Estamos muy a tope con la idea y seguimos empujando.