Sáb. Nov 26th, 2022

Francisco Casas, CEO Emovili

Según el último informe de precios del carburante de la Comisión Europea, el precio medio de la gasolina en España está en casi 1,7 euros el litro y próximo a los 1,6 euros el litro de diésel. Sin embargo, solo nos hacen falta un par de clics para saber que la realidad es que los precios están bastante más altos.

Hoy en día y tal como están escalando los precios de los combustibles fósiles, es imposible no preguntarse: ¿cuál sería el ahorro por cambiar a un vehículo eléctrico?

Este aumento en el precio del combustible no es solo cosa de España. El resto de Europa se enfrenta al mismo problema. En Francia, por ejemplo, el Gobierno asumirá 15 céntimos por cada litro de combustible, siendo el Estado el que pague directamente a las estaciones de servicio. En España y en el resto del continente los diferentes gobiernos ya mueven ficha con el fin de buscar un equilibrio que no perjudique al estado del bienestar. Aun así, hay formas de esquivar esta tendencia imparable y una de ellas, seguramente la mejor, son los vehículos eléctricos.

El primer vehículo eléctrico con baterías moderno aterrizó en Europa en 2011 y desde entonces, pese a su juventud, parece que poco a poco se van consolidando en el mercado. Todo el mundo conoce las ventajas que ofrecen a nivel de sostenibilidad, son vehículos cero emisiones durante su funcionamiento y, por lo tanto, son respetuosos con el medio ambiente.

Pero, hoy en día y tal como están escalando los precios de los combustibles fósiles, es imposible no preguntarse: ¿cuál sería el ahorro por cambiar a un vehículo eléctrico?

Ahora mismo, hacer un viaje largo con un coche gasolina en España es inasumible para muchos bolsillos. Recorrer cien kilómetros con un coche de gasolina cuesta alrededor de unos 13 euros, mientas que con un coche eléctrico el coste estimado solo sería de 1,95 euros. La sostenibilidad y este ahorro son probablemente los dos pilares fundamentales que llevan a la población a plantearse la compra de este tipo de vehículos.

Asimismo, tener un coche eléctrico significa poder olvidarse de acudir al taller con asiduidad. El mantenimiento de estos vehículos requiere de menos inversión y, por lo tanto, de menos visitas a los talleres ya que estos motores no tienen las ya clásicas, correa de la distribución, cambios de aceite, filtros… Son coches que no hacen ruido al conducirlos, tienen menores costes de aparcamiento, ventajas fiscales, pagan menos impuestos de circulación, matriculación y su autonomía y red de puntos de recarga no para de crecer. 

En emovili somos la empresa número uno en instalación de puntos de recarga y tenemos claro que estos vehículos son el futuro del transporte y el agente de cambio con el que volvamos a respetar al planeta librándolo de humos contaminantes. Pero, no nos quedamos solamente ahí, sabemos que para que la movilidad sostenible sea un movimiento que atraiga cada vez a más gente hacen falta soluciones que sean fáciles de acceder y ejecutar. Esta es nuestra apuesta, ofrecer un sistema 100% sostenible con el que añadamos a los puntos de recarga la implementación de paneles solares. De esta manera, haremos que nuestros coches se carguen de forma totalmente renovable y que en nuestros hogares tampoco notemos a final de mes la subida de precio en la factura.

Todas las personas debemos arrimar los hombros, unir fuerzas y apostar por ser respetuosos con el planeta y con todos los seres vivos que convivimos en él. Y la mejor y más segura de las maneras es con las energías limpias y sostenibles. Y tú, ¿te animas a dar el siguiente paso?

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *