Lun. May 23rd, 2022

El regreso de la empresa ha Madrid el pasado 14 de marzo se ha consolidado con una jornada en la que han participado responsables políticos y empresariales. Los retos de movilidad de la capital y el papel de la micromovilidad en la construcción de ciudades de 15 minutos se han debatido en una mesa redonda.

Voi Technology, compañía líder europea de micro-movilidad, ha dado el pistoletazo de salida al servicio de sus patinetes eléctricos compartidos en Madrid, desplegando 440 patinetes y donde comenzó a operar oficialmente el pasado 14 de marzo. Su llegada se ha consolidado con un acto oficial en el cual han participado Borja Carabante (Concejal de Movilidad y M. Amb del Ayto. Madrid), Fernando Arlandis (Director General de Descarbonización y Transición o Energética), Mar Cogollos (Directora AESLEME), David García (Presidente MWCC) y Arturo Pérez de Lucía (Director AEDIVE).

Charlotte Serres (Directora General de Voi para España, Francia y Bélgica) y Noemí Moya (Directora de Asuntos públicos para Europa del Sur) han conducido el debate sobre los retos de movilidad de la capital y el papel de la micromovilidad en el diseño de Madrid como una ciudad pensada para los ciudadanos, para vivir.

La compañía regresa a la capital después de dos años con el firme propósito de ayudar a construir un modelo de movilidad más sostenible y agradable para los ciudadanos. El plan de movilidad de Voi, basado en el modelo ‘ciudad de 15 minutos’, sitúa la seguridad de los ciudadanos, la eficiencia y la sostenibilidad del transporte como eje central para contribuir al plan de Madrid 360º, especialmente al apartado dedicado a la micromovilidad.

En el acto oficial de presentación, Borja Carabante, Concejal de Movilidad y Medioambiente del Ayuntamiento de Madrid, ha enumerado cuatro factores clave para que la micromovilidad sea una opción eficiente y eficaz en las ciudades: “Para Madrid la integración de la micromovilidad es fundamental, ninguna gran ciudad puede ser ajeno a ello. Para que sea una alternativa eficaz y eficientes, las propias ciudades tenemos que avanzar en muchos aspectos: primero, la ordenación, especialmente en lo que se refiere al aparcamiento. En segundo lugar, las nuevas infraestructuras para que Madrid sea una ciudad por donde uno se pueda mover en bicicleta o patinete. En tercer lugar, la seguridad. Tenemos que avanzar en esa seguridad vial para proteger a los ciudadanos más vulnerables: usuarios de patinetes, bicicletas, peatones. Por último, es necesario que haya homogeneidad en la normativa a nivel nacional respecto a zonas de circulación, uso del casco, etc”.

Fernando Arlandis, director general de Descarbonización y Transición Energética de la Comunidad de Madrid, ha apuntado que “la micromovilidad sostenible es fundamental para conseguir reducir las emisiones y cumplir con los objetivos de descarbonización en las ciudades. Para que este modelo de movilidad funcione correctamente, no solo necesitamos formación, necesitamos tiempo. Estamos hablando de vehículos que hasta hace nada eran herramientas de entretenimiento, mientras que ahora son piezas clave de la movilidad futura.”

Mar Cogollos, directora de AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal), ha enfatizado la importancia de la seguridad como eje principal de los modelos de movilidad en las ciudades: “el modelo de movilidad ha cambiado. La ciudad ya no es del coche, del peatón o de la moto. Las personas se mueven de distintas maneras, la intermodalidad es posible. Uno puede dejar el coche si tiene un buen sistema de transporte público, una red de movilidad personal. Estamos en una década para la seguridad vial marcada por Naciones Unidas, por la Unión Europea, por el Gobierno de España y las Comunidades: una movilidad sostenible y segura. El objetivo es conseguir cero víctimas en las ciudades para 2030. De ahí medidas como los límites a 30km/h para los coches y de 25 km/h para patinetes y bicicletas. Para ello, medidas como el uso del casco, de los chalecos reflectantes, el respeto a las normas y la formación y sensibilización mínima de los ciudadanos, que tengan claro que se arriesgan a enfrentarse a una sanción económica al circular por las aceras, ir dos personas en un patinete o utilizar cascos de música. Se hace para proteger a los colectivos más vulnerables en la vía pública. Vamos a soñar con ese objetivo de cero víctimas, porque es posible. #Nadavalemásqueunavida”.

Arturo Pérez de Lucía, director de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica), hace hincapié en que “es importante que los ayuntamientos, cuando liciten este tipo de servicios, lo hagan con criterios de calidad, porque si el objetivo es buscar el servicio barato, el resultado será un mal servicio. Al final, ese dicho de que lo barato sale caro siempre aplica”. Pérez de Lucía añade, con relación a la normativa sobre el casco: “La dirección general de tráfico no obliga al uso del casco para vehículos de movilidad personal (VPM) salvo para menores de 16 y servicios profesionales, aunque los VPM siempre pondrán los medios de seguridad al servicio del usuario”.

David García, presidente de MWCC (Madrid Capital Mundial de la Ingeniería, Construcción y Arquitectura), ha incidido en la importancia de la colaboración público-privada para abrir nuevos modelos de movilidad: “Desde Madrid Capital Mundial, y a través de la colaboración público-privada, queremos transformar. La dualidad peatón-vehículo privado ya no funciona, y es bueno que no funcione. Se ha establecido un marco alrededor de Madrid 360º muy positivo, que aporta alternativas a los ciudadanos, partiendo de una estrategia de movilidad accesible, segura y sostenible. Antes de la regulación, con los patinetes era un caos. Ahora, al ciudadano se le dan directrices claras, con la colaboración de empresas como Voi, y el ciudadano, si sabe lo que tiene que hacer, va a cumplir. Estamos trabajando el concepto de ‘supermanzanas’, un concepto que facilita que, en un distrito urbano, se vaya reduciendo poco a poco la movilidad privada y cediendo ese suelo al peatón y a otras formas de movilidad y, a la vez, dar alternativa al vehículo privado a través de otras vías permeables”.

Por su parte, Charlotte Serres, Directora General de Voi Technology para España, Francia y Bélgica ha apuntado, como conclusión del debate y la misión de Voi en Madrid, que “Voi quiere hacer ciudades pensadas para vivir. Después de la pandemia, la gente quiere pasar más tiempo al aire libre, disfrutar de los espacios públicos. Calles más verdes, más amplios, más seguras y con más espacio para el peatón. Con lugares de estacionamiento cerca de paradas de transporte público para favorecer la intermodalidad y reducir el uso del coche privado”.

Noemí Moya, directora regional de Asuntos Públicos de Voi, ha añadido, para finalizar el debate, otra perspectiva: “Las medidas se tienen que tomar en base a datos reales, no a percepciones. Nosotros el año pasado publicamos por primera vez un informe de seguridad con datos de accidentes. Sacamos en conclusión que, tan importante como el uso del casco es la pacificación del tránsito. En la mayoría de accidentes había involucrado un coche o un camión porque no había infraestructuras adecuadas. El desconocimiento sobre la regulación también es un problema. Desde las instituciones y las empresas privadas tenemos que ponérselo más fácil a los ciudadanos para que entiendan las normas y puedan cumplirlas”.

El regreso de Voi a Madrid

Voi operó en Madrid desde julio de 2018 hasta enero de 2020, año en que se marchó esperando un momento en que la regulación fuera más clara para poder continuar ofreciendo su servicio de una forma beneficiosa para la ciudadanía. La compañía siempre había manifestado su deseo de regresar a la capital y, ahora, con el desarrollo del plan Madrid 360 (por el que se están desarrollando infraestructuras dedicadas a la micromovilidad) y gracias a la experiencia adquirida en los últimos años en distintas ciudades europeas, expande sus operaciones en España con su vuelta a la capital, tras comenzar a operar en Sevilla y Málaga el verano pasado.

Aparcamiento regulado e intermodalidad

El aparcamiento ordenado es uno de nuestros pilares, y ya tenemos un caso de éxito en España. En Sevilla, solo un 0,74% de los aparcamientos se califican como incorrectos. La instalación, por parte del Ayuntamiento, de 610 puntos de aparcamiento para patinetes ha ayudado a la consecución de este reto, como también han aportado la evolución del GPS para detectar el posicionamiento de cada patinete de Voi Technology y la función disponible en la app de Voi exige que los usuarios saquen fotos de cada aparcamiento para que un experto de parking lo pueda analizar y evaluar.

Si la modalidad de aparcar no es correcta, el usuario recibirá un correo electrónico que incluye una guía de cómo aparcar bien los patinetes por la ciudad, contribuyendo a una mejor educación en seguridad vial.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.