Sáb. Nov 26th, 2022

“Las ciudades deben ser líderes y tener un papel clave en la acción climática” afirmó Teresa Ribera Rodríguez, vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en la presentación de citiES 2030, una iniciativa que buscar situar a España en la vanguardia de la acción climática, dando un papel protagonista a las ciudades como agentes principales de cambio en el proceso de transformación.

El objetivo es alcanzar un modelo de desarrollo que sea respetuoso con los límites ambientales, avanzando hacia modelos urbanos descarbonizados, más sostenibles y habitables para el ciudadano.

A la iniciativa, que pretende acelerar el cumplimiento del Acuerdo de París y la Agenda 2030, dentro del desarrollo del Pacto Verde Europeo, se adhirieron en un primer momento Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Las cuatro mayores ciudades españolas se comprometen así a promover formas innovadoras de colaboración entre las diferentes administraciones locales, actores y sectores clave, a través de iniciativas capaces de transformar las ciudades y acelerar la tan necesaria transición energética y ecológica. Valladolid, Soria, Zaragoza y Vitoria-Gasteiz, recogieron poco después el testigo y se sumaron a la iniciativa que pretende aglutinar al mayor número de poblaciones española posible, dado que las iniciativas locales, con independencia del tamaño de la corporación, son imprescindibles en la lucha contra el cambio climático.

Los proyectos presentados por estas cuatro últimas ciudades se basan en la neutralidad climática en los edificios públicos y en la Universidad, en el caso de Valladolid; en la apuesta por generar el 100 % de la electricidad para el autoconsumo de los edificios e instalaciones municipales, en el caso de Vitoria-Gasteiz; mientras que Zaragoza trabaja en la propuesta de “barrios solares”, que incluye proyectos de energía renovable solidaria y de proximidad; y Soria asume compromisos de recuperación de espacios degradados con soluciones basadas en la naturaleza.

Las ocho ciudades deberán aprobar metas e hitos cronológicos, diseñando una hoja de ruta que las permita lograr la descarbonización y la transición ecológica en cada una de ellas, con una visión de justicia climática. En el proyecto destaca el impulso a la rehabilitación energética de las viviendas, la instalación de techos solares y la implantación de comunidades energéticas locales que ofrezcan soluciones beneficiosas a los municipios que las acojan, apostando, asimismo, por modelos de movilidad no contaminante y por la recuperación de los centros urbanos en beneficio de los vecinos.

CitiES 2030 se enmarca en el proyecto de investigación “Horizonte Europa” promovido por la Comisión Europea y que impulsa cinco misiones. Entre las que se encuentra “100 ciudades climáticamente neutrales en Europa antes de 2030, por y para la ciudadanía”. Una iniciativa que pretende apoyar la transformación de esas ciudades y constituirse tanto en un elemento catalizador del Pacto Verde Europeo como en prueba de que es posible la neutralidad climática en Europa antes del 2050.

El papel de las ciudades en la transformación

Pese a cubrir solo el 3 % de la superficie terrestre, las ciudades representan el 72% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Muchas urbes son también más vulnerables a los impactos del cambio climático debido a su elevada densidad de población y su ubicación, por lo que reforzar la resiliencia urbana es crucial para evitar pérdidas humanas, sociales y económicas, atribuidas en algunos casos a las desigualdades en las condiciones sociales y de vida.

Las ciudades son, por tanto, un laboratorio donde poner en práctica las estrategias de biodiversidad y protección de la naturaleza y de la salud humana, con medidas de descarbonización del sistema energético, el transporte, los edificios e incluso la industria y la agricultura. Son motores de innovación en los que existe un potencial de integración intersectorial y de infraestructuras complejas como las redes inteligentes. Además, las ciudades tienen acceso a más capital y conocimientos y pueden crear las economías de escala necesarias para la puesta a prueba y la ampliación de nuevas ideas y proyectos.

Compromisos de la declaración

Con el fin de garantizar que nuestras ciudades alcancen los objetivos más ambiciosos del Acuerdo de París y avancen hacia la neutralidad climática, las ciudades reunidas en el proyecto se comprometen a:

●  Adherirse a un proceso de transformación urbana en el marco de la iniciativa citiES 2030, con el compromiso de colaborar y acelerar la implementación de soluciones que promuevan la equidad y produzcan beneficios sociales, económicos y ambientales en nuestras ciudades.

●  Aprobar metas y objetivos, y diseñar una hoja de ruta para lograr la descarbonización y la transición ecológica de las ciudades, con una visión de justicia climática. 

●  Acelerar la implementación de la Misión Europea de Ciudades y comunicar el valor social de los procesos de transformación urbana en alianza con la ciudadanía.

●  Coordinar a todas las partes interesadas dentro de la ciudad y con la Administración General del Estado hacia objetivos climáticos comunes, consistentes en: alcanzar la neutralidad climática para 2030 en, al menos, algún distrito o zona de especial interés, conforme a la definición de la Misión Europea de Ciudades, y reducir las emisiones en 2030 de la ciudad en apoyo del compromiso de España con la Comisión Europea.

●  Desarrollar e implementar proyectos con capacidad transformadora en las ciudades con el compromiso de incorporar a todos los agentes (sector privado, academia y sociedad civil junto con los distintos gobiernos).

Por María Victoria De Rojas

Experta en Comunicación. Editora de publicaciones impresas y online. Coordinadora editorial de Citymotion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *