Vie. Sep 30th, 2022

CityMotion entrevista a Guillermo Magaz – director gerente de AECA-ITV

AECA-ITV representa a más de 400 centros de ITV en nuestro país, lo que supone la práctica totalidad de empresas tanto privadas como públicas que prestan este servicio. Los controles periódicos que realizan en su cerca de 1.200 líneas de inspección, reducen de forma directa el número de accidentes de tráfico, al tiempo que mejoran la calidad medioambiental, controlando ruidos, partículas y gases nocivos.

  • Para situarnos en el mapa dibújeme la realidad del parque móvil español. ¿En qué estado se encuentra?

En España, el parque automovilístico tiene una edad media superior a los 13 años, por lo que es uno de los más antiguos de Europa, con un año por encima de la media. Unas cifras que deberían preocuparnos ya que a mayor edad hay mayor porcentaje de vehículos implicados en siniestros viales y, además, en muchos casos tienen la ITV caducada en el momento del siniestro vial.

A este respecto, es un hecho acreditado que el envejecimiento del parque de vehículos está detrás de buena parte de los accidentes de tráfico que se producen en España, ya que la experiencia demuestra que muchos de estos vehículos no se someten por sus propietarios a los mismos estándares de mantenimiento correcto que los vehículos de menor edad, y que, lógicamente, el paso del tiempo termina afectando negativamente a sus principales sistemas mecánicos y/o electrónicos de seguridad.

Y es que de acuerdo con datos oficiales, la antigüedad media de los turismos implicados en accidentes mortales en vías interurbanas durante el 2020 fue de casi 13 años, frente a la media de 12,1 años de 2019. La cifra asciende a 14,9 años en 2020 en el caso de los turismos en los que viajaban personas que fallecieron tras un accidente, mientras que en 2019 esta cifra era de 14,5 años.

Teniendo en cuenta esta relación directa entre riesgo y antigüedad del vehículo, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad y su correspondiente inspección técnica en las estaciones de ITV se convierte, indudablemente, en una actividad imprescindible para combatir la siniestralidad vial, además de los efectos nocivos sobre el medio ambiente.

  • Para que un vehículo esté en perfecto estado hay que hacer mucho más que cuidar los niveles, las ruedas o los frenos. ¿Qué defectos graves se detectan en una ITV que de otro modo pasarían desapercibidos?

Además de cuidar esos aspectos, para mantener el vehículo en perfecto estado, hay que seguir y realizar los mantenimientos indicados por el fabricante y realizar las inspecciones técnicas obligatorias en los plazos establecidos.

Es importante tener en cuenta que cada defecto grave imputado en una inspección es un sistema del vehículo que no está cumpliendo correctamente su función por lo que, como se ha indicado, si el vehículo está al día en mantenimientos, en la mayoría de los casos se evitan los defectos graves.

En cuanto a los defectos graves detectados en ITV que pueden resultar más difíciles de ser identificados por el usuario  podemos indicar que, principalmente, son los  relativos a las emisiones contaminantes y sistemas de dirección y transmisión

  • Las cifras del año pasado son escalofriantes: un 40 % de los vehículos obligados a pasar la ITV no lo hicieron. Esta es una de las cifras más altas de absentismo de los últimos años. ¿Cuáles pueden ser las causas?

El estado de la inspección técnica de un vehículo guarda relación directa con su seguridad, por ello es fundamental la labor preventiva de la ITV para determinar las condiciones de un vehículo y reducir o evitar riesgos en carretera. Y es que un vehículo con defectos en sistemas como los frenos, la suspensión, la dirección o los neumáticos tiene más probabilidad de provocar o sufrir un accidente.

Hoy en día se calcula que al menos 4 de cada 10 vehículos que circulan por las carreteras españolas lo hacen con la ITV caducada. Estas cifras son alarmantes, pues hay que entender que el absentismo en la ITV constituye un factor de riesgo en la siniestralidad en carretera, pues significa que vehículos que no cumplen con las condiciones de seguridad vial y medioambientales exigibles siguen circulando.

Además, estos vehículos que no tienen la ITV vigente son los de mayor riesgo desde el punto de vista de seguridad vial y emisiones contaminantes ya que la no realización de la inspección no es debido al coste de la misma, sino a las consecuencias de no superar esa inspección técnica, con la necesidad de reparar el vehículo y el coste que ello supone. Es decir, los vehículos que no realizan la ITV son los vehículos que en peor estado se encuentran y, en consecuencia, más riesgo suponen para la seguridad vial y el medioambiente.

Esto es un elevado factor de riesgo ya no solo para el usuario del vehículo y sus acompañantes, sino también para el resto de los usuarios de las vías públicas.

Como sociedad no podemos permitirnos más pérdidas de vidas humanas y debemos hacer el máximo esfuerzo para conseguir el objetivo de cero víctimas cuanto antes.

  • Sin embargo, pasar la ITV es mucho más que un simple trámite administrativo. Más allá de las cuestiones medioambientales, el tema de la seguridad es de vital importancia y nos afecta a todos. ¿Salva vidas la ITV?

Sí, sin duda.

Varios estudios de la Universidad Carlos III de Madrid enfocados a la Contribución de la ITV a la Seguridad Vial y al Medio Ambiente, han acreditado que las estaciones de ITV evitan al año 539 víctimas mortales, cerca de 12.100 heridos de distinta consideración y al menos 17.700 accidentes de tráfico. Y, si el total de los vehículos que no acuden a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 161 muertes adicionales.

Si tenemos en consideración solo el impacto medio ambiental, de este total, las estaciones de ITV evitan al año 406 víctimas prematuras a causa de la exposición a contaminantes atmosféricos, una cifra que podría verse reducida hasta los 326 si todos los usuarios cumplieran con la obligación de tener la inspección técnica de su vehículo en regla. Para ello, resultan indispensables los controles de emisiones en las que se evalúan las partículas y gases nocivos producidos por los vehículos y, gracias a los cuales, las estaciones de ITV retiran de la vía aquellos que no se encuentran en condiciones óptimas para circular.

De ahí la preocupación de las autoridades frente al aumento del número de vehículos que circulan por las carreteras españolas sin tener la ITV al día. Así como en los últimos meses la cifra de absentismo en la ITV aumentó hasta llegar al 40 %, también ha aumentado el número de vehículos involucrados en siniestros viales que no tienen la ITV en vigor.

Los datos de la DGT, correspondientes al año 2020, así lo muestran. Mientras en el 2019 hasta el 10 % de los vehículos de tipo turismo involucrados en siniestros con fallecidos o heridos tenía la ITV caducada; en el 2020 esta cifra aumentó hasta el 17 %. En el caso de las motocicletas, pasamos del 12 % al 15 % y en camiones de hasta 3.500 kg la cifra es aún más elevada, pasando del 15 % hasta el 33 % en el 2020.

Se trata de datos que evidencian la importancia de las inspecciones técnicas para nuestra propia seguridad y la de todos.

  • ¿Cuáles son los defectos más habituales que pasan desapercibidos en cualquier revisión rutinaria?

Depende mucho del nivel de control de la revisión rutinaria y de la persona que lo realice. En algunas ocasiones, en la inspección de vehículos nos hemos encontrado vehículos que habían sido revisados y, sin embargo, se detectaban en la ITV defectos muy graves; por ejemplo, en neumáticos. Por eso, de cara a un correcto mantenimiento del vehículo, recomendamos que la revisión del mismo se realice por personas con el conocimiento necesario y las herramientas precisas. Es significativo que el defecto más habitual detectado en la ITV se refiera al sistema de alumbrado, elemento que resulta de fácil comprobación por el usuario del vehículo.

  • ¿Profesionales o particulares? ¿Quiénes tienen mayor conciencia sobre el tema?

Al fin y al cabo, los profesionales no dejamos de ser particulares y todos debemos estar concienciados de la importancia que tiene la Inspección Técnica de Vehículos para nuestras vidas, la de quienes nos acompañan y la de cualquier usuario de la vía.

La inspección técnica es importante y necesaria en materia de seguridad vial y protección medio ambiental en cualquier tipo de vehículo, así como obligatoria en cualquier condición siempre que se encuentre matriculado.

Para que la sociedad entienda esto es necesario apelar no solo a campañas de información, sino también a la educación vial. Debemos enviar el mensaje de que la ITV salva vidas en los cursos que se imparten en las escuelas, en las distintas empresas y desde todas las Administraciones Públicas.  Toda la sociedad debe ser consciente de la importancia de las inspecciones técnicas de vehículos para su propia seguridad y la de los demás.

  • ¿Qué beneficios aporta a las ciudades el mantener en perfecto estado el parque móvil?

Ciudades más seguras y sostenibles, ya que con un parque móvil en perfecto estado se está contribuyendo a mejorar la seguridad vial y la protección medio ambiental, que son, a la vez, los dos objetivos principales de AECA-ITV y del sector de ITV, y es en torno a estos pilares que, desde la Asociación, se llevan a cabo todas las acciones de concienciación.

  • Para finalizar, ¿qué pediría AECA-ITV a la Administración Pública para mejorar el parque móvil del país?

El absentismo en la ITV constituye un factor de riesgo en la siniestralidad en carretera, pues significa que vehículos que no cumplen con las condiciones de seguridad vial y medioambientales exigibles siguen circulando. Para solventar este problema es necesario implementar medidas que se basen, principalmente, en dos vías de actuación: la formativa y la legislativa.

Por un lado, es necesario fomentar aún más los cursos de seguridad vial que imparten la Dirección General de Tráfico, la Guardia Civil, las Policías Locales y fundaciones/asociaciones en colegios y centros formativos, aportando el valor real de la ITV a la sociedad como herramienta para salvar vidas y proteger el medio ambiente.

En materia legislativa, hay varias acciones que se deben llevar a cabo. En primer lugar, es clave establecer la obligatoriedad a las compañías de seguros de vehículos de comprobar la vigencia de la ITV en la contratación, renovación y subrogación de pólizas de seguro obligatorio de responsabilidad civil de vehículos a motor, de la misma forma que actualmente hacen las estaciones ITV comprobando que todos los vehículos que realizan la inspección técnica tengan una póliza de seguro obligatorio vigente.

Ello contribuiría de forma directa a reducir la siniestralidad en nuestras carreteras y a salvar vidas humanas, al evitar la circulación de vehículos que no tienen la ITV vigente y que, al año, son responsables de 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 161 muertes, como ha acreditado la Universidad Carlos III de Madrid

El envejecimiento del parque de vehículos está detrás de buena parte de los accidentes de tráfico que se producen en España

Debemos enviar el mensaje de que la ITV salvan vidas

También debe haber un mayor control por parte de las autoridades (Dirección General de Tráfico, policías autonómicas y locales) sobre el estado de las inspecciones técnicas de los vehículos; las sanciones por no tener la ITV al día deben ser más elevadas que las actuales y llevar asociada al detracción de puntos del carné de conducir; y, por último, se debería vincular la vigencia del permiso de circulación a que el vehículo tenga la ITV en vigor.

En definitiva, la ITV salva vidas y se deben establecer todos los medios posibles para evitar que puedan circular vehículos, con cualquier tipo de tecnología de sistema de seguridad, que no se haya comprobado su estado y nivel de emisiones por la Administración y, consecuentemente, por las estaciones de ITV. Todos los ciudadanos y la sociedad lo agradecerán.

La aplicación efectiva de todas estas medidas redundaría en una mejora de la seguridad vial, de la protección de los consumidores y del medio ambiente, y en una mayor contribución a la reducción de la siniestralidad en las carreteras y ciudades, lo que estaría alineado con el nuevo modelo de seguridad vial de la Unión Europea y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para reducir, durante la próxima década, un 50 por ciento el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico.

Es importante tener en cuenta que cada defecto grave imputado en una inspección es un sistema del vehículo que no está cumpliendo correctamente su función

Es clave establecer la obligatoriedad a las compañías de seguros de vehículos de comprobar la vigencia de la ITV

Por María Victoria De Rojas

Experta en Comunicación. Editora de publicaciones impresas y online. Coordinadora editorial de Citymotion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.