Dom. May 19th, 2024

La calidad del aire que respiran los andaluces está vigilada las 24 horas del día y la información transmitida en tiempo real a través de las 94 estaciones fijas y 609 equipos repartidos por toda la geografía andaluza. Un importante equipo técnico cuya punta de lanza es el Laboratorio Andaluz de Referencia de Calidad del Aire (LARCA) que ha visitado el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul y portavoz del Gobierno, Ramón Fernández-Pacheco.

El Laboratorio es una parte esencial de la Red de Vigilancia y Control del Aire de Andalucía, la red más extensa de España y que dispone, además, de unidades móviles específicas para la verificación de datos de las estaciones o el servicio 24 horas de vigilancia de los valores obtenidos.

Una red en la que la Junta ha invertido 7,5 millones de euros en medidas para dotarla de una tecnología puntera de vigilancia, control y seguimiento de la calidad del aire, modernizarla e implantar un nuevo sistema de información en tiempo real en las dos últimas legislaturas. El coste anual de operación y mantenimiento de la Red de Vigilancia es superior a un millón de euros.

El Laboratorio Andaluz de Referencia de la Calidad del Aire, financiado en su totalidad con fondos públicos, fue de los primeros laboratorios en recibir en España el certificado de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para la realización de ensayos en las áreas química y fluidos de emisiones e inmisiones atmosféricas.

Este centro, situado en la sede de la Agencia Amaya en Sevilla, dispone de un conjunto de patrones con los que se realiza el contraste de los diferentes elementos que componen la Red de Vigilancia: analizadores, calibradores, botellas y otros elementos auxiliares.

Constantemente se comparan las mediciones realizadas ‘in situ’ con procedimientos de laboratorio más exactos, de manera que sea posible garantizar el buen funcionamiento de los dispositivos con los que se realiza la evaluación de la calidad del aire en Andalucía. Como referencia del volumen del trabajo gestionado en el LARCA para la Red de Vigilancia, se realiza la calibración anual de unos 68 calibradores y equipos auxiliares, 60 botellas patrón y 16 equipos analizadores.

«Vigilar la calidad del aire de nuestras ciudades es también cuidar de la salud de los andaluces. Desde el Gobierno andaluz trabajamos para que los ciudadanos estén informados y puedan tomar las medidas personales oportunas en los casos de episodios de contaminación.

Por supuesto, también hacemos nuestra parte y trabajamos con los ayuntamientos para que se pongan en marcha planes de mejora de calidad del aire que reduzcan la contaminación», ha explicado el consejero Fernández-Pacheco, quien ha detallado que el Consejo de Gobierno ha dado luz verde a trece planes de mejora y diez de acción a corto plazo en el marco de la Estrategia Andaluza de la Calidad del Aire para reducir emisiones, cuya redacción ha supuesto una inversión de dos millones de euros.

Aviso a la ciudadanía

El sistema de vigilancia cuenta también con un centro de datos en el que se gestiona toda la información en materia de calidad del aire producida en Andalucía. Cuenta entre sus funciones con un servicio 24 horas de atención a la ciudadanía encargado de avisar a la población acerca de las incidencias en materia de calidad ambiental, como superaciones de los valores establecidos de los parámetros de calidad del aire.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *