Dom. Jul 14th, 2024

Veolia ha puesto en marcha el despliegue de una solución de recuperación de frío residual en la terminal de GNL de Enagás en Barcelona, según ha anunciado en un comunicado, en el que explica que la solución generará al año 131 GWh de energía local, asequible y respetuosa con el medio ambiente.

La puesta en servicio está prevista para el segundo trimestre de 2024 y el proceso evitará las emisiones vinculadas a la producción de energía que habrían sido necesarias en ausencia de energía recuperada, lo que representa más de 42.000 toneladas de CO2 evitadas anualmente para el proyecto de Barcelona.

Esta innovación recupera la energía liberada durante el proceso tradicional de regasificación, que envía gas natural licuado (GNL) al bucle de agua de mar a -160 grados centígrado antes de entregarlo a la red en forma gaseosa a una temperatura de alrededor de -2 o 0 grados centígrados.

Con más de 150 terminales de regasificación en todo el mundo, esta solución ofrece «un potencial de recuperación considerable, sobre todo para los emplazamientos en los que la densidad urbana e industrial es suficientemente adecuada para su implantación».

Gracias a la cooperación con Enagás y al compromiso del Ayuntamiento de Barcelona, Veolia podrá suministrar energía local descarbonizada a una zona portuaria de Barcelona utilizando la energía procedente del frío residual de la terminal de GNL, que será reciclada y realimentada a la red urbana.

De este modo, el proyecto contribuirá a la competitividad de una serie de emplazamientos industriales y terciarios, infraestructuras públicas (Palacio de Congresos) y Mercabarna, un importante mercado alimentario para la región, todos ellos situados en las proximidades de la zona portuaria. Se trata de «una baza importante» para estos agentes económicos, que buscan descarbonizar su consumo energético controlando su coste en una zona que está experimentando importantes cambios urbanos y que busca ser más sostenible.

La directora general de Veolia, Estelle Brachlianoff, ha declarado que en la lucha contra el calentamiento global, se debe hacer «todo lo que esté en la mano para evitar pérdidas y derroches innecesarios de energía». Asimismo, ha añadido que «la replicabilidad del proyecto iniciado en Barcelona, que permite transformar el frío perdido en energía local, disponible y respetuosa con el medio ambiente, abre un potencial muy importante».

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *