Dom. Jul 14th, 2024

Trabajar en horario nocturno o a turnos tiene efectos nocivos para la salud del empleado, que puede ver acortada su vida en un 20%, lo que supondría casi 17 años menos respecto a la esperanza media de vida en la Comunidad de Madrid, fijada en algo más de 84 años. Además de las consecuencias físicas, crece la posibilidad de sufrir estrés crónico, mayores dificultades para la vida social y relaciones personales y un incremento de la probabilidad de desarrollar hábitos nocivos como trastornos alimentarios y consumo de tabaco y alcohol.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha puesto sobre la mesa esta semana el impacto del horario nocturno en términos de salud en los trabajadores al hablar de los horarios de la hostelería en España para defender que «deben respetarse los derechos laborales». La presidenta de la Comunidad, Isabel Día Ayuso, acusó a la líder de Sumar de querer que los ciudadanos sean «puritanos, materialistas, socialistas, sin alma, sin luz y sin restaurantes, aburridos y en casa».

En España más de 2,4 millones de personas trabajaron en 2022 en turnos de noche, aquel comprendido entre las 22 y las 6 horas del día siguiente, de los cuales 322.600 lo hacían en la Comunidad de Madrid, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El principal factor del trabajo a turnos y el nocturno tiene que ver con la necesidad de cambiar el ciclo del sueño y, por consiguiente, ir contra el reloj natural del ser humano para estar activo de noche y dormir durante el día, con efectos como trastornos del sueño y enfermedad coronaria y cerebrovascular.

«Los efectos tienen que ver con dos elementos: la alteración de los ritmos biológicos y la privación de sueño. En relación a la alteración de ritmo biológico o ritmo circadiano, se produce porque lo normal es que por la noche segregamos la melatonina, que es la hormona que nos ayuda a relajarnos y al descanso, y por el día segregamos cortisol, que es la hormona que nos mantiene activos», ha explicado a Europa Press Ana Jiménez, facultativa especialista de Medicina Interna del Severo Ochoa.

Pese a que «se conoce desde hace mucho tiempo que tiene importantes repercusiones y es un factor de riesgo laboral sobre la salud física y psíquica de los trabajadores», apunta el jefe del servicio de Salud Laboral del Gregorio Marañón, Ignacio Sánchez-Arcilla, en la sociedad actual el trabajo a turnos y el trabajo nocturno «es cada vez más frecuente».

En concreto, en la Comunidad, uno de cada diez ocupados, el 10% de la población activa, realiza su jornada laboral en turno de noche, de los cuales un 5,3% lo hace la mitad de los días. Esa cifra se incrementó en 2022 un 0,8% respecto al año previo.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *