Vie. Dic 9th, 2022

La consultora energética Optimiza Recursos ha lanzado al mercado OPTIGAS, un nuevo dispositivo para calderas de calefacción y agua caliente con resultados inmejorables con un ahorro en la factura del gas (+ de un 10%). El dispositivo está certificado bajo el protocolo IPMVP EVO WORLD, y ha sido testado por la Universidad Carlos III de Madrid, así como las principales empresas oficiales de eficiencia energética.

OPTIGAS permite ahorrar en todos los sistemas de producción de calefacción, A.C.S., procesos y actividades industriales, ya que genera turbulencias en la modulación del flujo de gas. El objetivo es mejorar el rendimiento del consumo de los equipos de calefacción, impulsando un ahorro en el consumo y apostando por procesos más sostenibles.

En octubre de 2019, Optimiza Recursos llevó a cabo un ensayo junto con la Universidad Carlos III de Madrid con el fin de evaluar el efecto del dispositivo situado en la entrada de gas de una de las calderas de la Escuela Politécnica Superior. Los resultados obtenidos indicaron que con la instalación del dispositivo se alcanzaba un ahorro de más del 4%. Además, con la llegada de la pandemia, se mejoró el sistema gracias a un mayor tiempo de análisis y se pudo llegar a la media del 12% y picos de más de 20%.

En otro periodo de análisis, este el pasado octubre de 2021, comprendió los datos desde que se instaló el dispositivo de ahorro y se reguló la caldera, desde el 26/11/2021 hasta el 29/03/2022. Para ello, el periodo se dividió en dos. El primero de ellos analizó la caldera con el dispositivo instalado, y el segundo de ellos, sin el dispositivo.

Por su parte, una vez se eliminó el dispositivo desde enero de 2022, la caldera tuvo unos resultados de rendimiento y de ahorro diez puntos porcentuales por debajo del inicial, si se compara con el uso del dispositivo, y alcanzando un ahorro del 15%.

El dispositivo, cuya patente de invención a nivel europeo acaba de ser publicada, consigue sus mayores porcentajes de ahorro en calderas con rangos de potencia entre los 70kw y los 2.000Kw. consiguiendo sus mejores resultados en calderas convencionales. Por ello, su uso está dirigido principalmente a calderas instaladas en edificios de uso industrial, edificios públicos, hoteles, hospitales, grandes oficinas y comunidades de vecinos, además de maquinaria y procesos productivos que utilicen gas.

Estos resultados han sido verificados por el departamento de Ingeniería de Fluidos de la Universidad Carlos III durante más de 2 años en las calderas de la Escuela Superior Politécnica de Madrid.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *