Mar. Ago 9th, 2022

Paso atrás que nos aleja del destino de las ciudades sostenibles y accesibles donde queremos vivir en el futuro. Cada día, en Barcelona circulan casi un millón de coches particulares; una regulación que mirara al futuro de nuestra ciudad fomentaría la convivencia entre diversas fórmulas de movilidad alternativas al
vehículo particular y perseguiría garantizar la competencia de diversas opciones en igualdad de condiciones para beneficio de los ciudadanos.

Lo que puede parecer un ataque contra el sector de las VTCs, que en Barcelona y su área metropolitana ofrece soluciones de movilidad a cientos de miles de ciudadanos y genera oportunidades laborales para miles de familias, es en realidad un ataque al futuro de Cataluña y de sus ciudadanos.

Cabify, como empresa española de movilidad líder en el sector, se declara profundamente consternada por la regulación para el sector VTC impulsada por varios grupos políticos de Cataluña y se opone por los siguientes motivos:

  • La normativa aprobada reduce significativamente las opciones de movilidad sostenible con las que cuentan los ciudadanos de Barcelona y su área metropolitana, en un contexto donde las regulaciones en entornos urbanos van encaminadas, habitualmente, a reducir el tránsito de coches particulares en el interior de las ciudades y establecer zonas de bajas emisiones, tal y como solicita Europa en sus recomendaciones de regulación.
  • Esta regulación no representa los intereses de una amplia mayoría de los ciudadanos de Cataluña, ya que tres de cada cuatro ciudadanos de Barcelona y el área metropolitana se muestran favorables a una regulación que permita la convivencia del taxi y la VTC.
  • Las restricciones impuestas en este Decreto Ley aprobado provocarán que miles de profesionales pierdan sus puestos de trabajo en los próximos meses, con las consecuencias sociales y económicas que esto tendrá en Barcelona en particular y en Cataluña en general. Todo ello en un contexto en Barcelona donde se aprecia una clara escasez del transporte discrecional para absorber las
    necesidades de movilidad de ciudadanos, empresas y turistas. Desde Cabify no queremos expulsar a nadie ni limitar su capacidad, sino construir una movilidad inclusiva donde todas las opciones posibles convivan para desincentivar el uso del coche particular y que convivan pacíficamente, como ha sucedido en los últimos años.
  • Va en contra de Europa y su modelo de regulación eficiente y sostenible. En este sentido, la Comisión Europea apuesta por una convergencia en la regulación entre el taxi y las VTC y solicita eliminar reglas obsoletas que perjudican los objetivos ambientales de la UE, como el retorno a la base o tiempos de espera obligatorios en la precontratación, que suponen trabas artificiales e innecesarias para que las ciudadanos puedan utilizar este servicio de forma eficiente. También la CNMC y Tribunales Superiores de Justicia, como el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, han declarado estas limitaciones contrarias a derecho.
  • Aprueba restricciones que no aportan ningún beneficio al interés general de la ciudad ni del ciudadano. Uno de las más relevantes es la exigencia de un tamaño mínimo de los vehículos adscritos a las licencias de 4,90 metros, además de la etiqueta ECO o Cero. Dicha limitación también va en contra de las recomendaciones de la Comisión Europea, que se opone a que haya obligación
    de que los vehículos VTC deban tener unas medidas determinadas, y aboga por coches más pequeños, accesibles y ecológicos que redunden en una mejor calidad del aire para los ciudadanos, alentando además el apoyo financiero y administrativo por parte de los reguladores para dicha transición.
  • Se trata, pues, de un “requisito oxímoron”, ya que los vehículos menos contaminantes (ECO o Cero) suelen contar con un tamaño menor, precisamente para ser más eficientes debido a un menor peso y tener un menor consumo. Como muestra de la dificultad para adaptar la operativa a la regulación, actualmente, más del 70% de los coches conectados a la plataforma de Cabify en Barcelona son ECO o Cero. Sin embargo, menos del 1% de estos vehículos mide más de 4,90 metros. Las tendencias de mercado apuestan por la eficiencia energética de los nuevos modelos y, como consecuencia, la escasez de coches que cumplan los requisitos impuestos por la Generalitat supone una barrera que imposibilita una transición ordenada.
  • Desde Cabify creemos firmemente que la competencia motiva que todos los jugadores de una industria mejoren sus servicios, mientras que situaciones de monopolio en el transporte, como parece defender la Generalitat con esta regulación, provocan una falta de incentivos que redunda, precisamente, en un peor servicio para el ciudadano. Desde la compañía respetamos la normativa
    vigente en todos los mercados
    donde operamos y siempre hemos optado por soluciones que se ajusten al 100% al marco legislativo aplicable a nuestra actividad.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.