Dom. May 19th, 2024

La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía ha apostado en la formulación inicial de la nueva programación académica a implantar en los próximos cuatro años por cuatro grandes áreas de conocimiento consideradas estratégicas para el desarrollo social y económico de Andalucía: las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), las ciencias de la salud, la energía y el medio ambiente. 

En este documento configurado a partir de las propuestas realizadas por las universidades públicas, la Junta ha emitido informe favorable para un total de 103 títulos de nueva creación procedentes del conjunto del sistema público a excepción de la Universidad de Málaga, cuyos datos están siendo analizados al incorporarse más tarde. Además, se ha condicionado la impartición de otras 19 enseñanzas.

El borrador con esta selección de grados, másteres y doctorados se ha entregado a los rectores con el fin de que lo analicen para poder consensuar y afinar un nuevo documento lo antes posible, que deberá someterse posteriormente a los informes preceptivos y aprobarse en mayo de 2024 por el Consejo de Gobierno. Esa planificación incorporará también la oferta procedente de la Universidad Loyola y de los otros dos proyectos de instituciones académicas privadas -CEU Fernando III y UTAMED-, que se están analizando de forma paralela a la del sistema público.

En el ámbito de las TIC, los estudios que han contado con el visto bueno autonómico ofrecen una formación en seguridad informática, inteligencia artificial, big data o robotización. Se trata de áreas de conocimiento estratégicas para el desarrollo económico andaluz y, dado el peso que adquieren en la nueva programación, la Consejería de Universidad organizará en los próximos días una reunión específica de coordinación con las instituciones académicas interesadas en impartirlas para optimizar sus planteamientos y organización y estudiar la posibilidad de ofrecer una oferta interuniversitaria que implique a varios campus con una visión más regional.

Las TIC están en la base de la transformación digital en la que está inmerso el sector productivo e industrial andaluz, tal y como se ha constado en las reuniones mantenidas en las últimas semanas por la Consejería con empresas del ecosistema innovador andaluz radicadas en el Málaga TechPark y en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja para conocer sus demandas de perfiles profesionales.

«La nueva oferta formativa para los próximos años reforzará la educación superior en sectores estratégicos de Andalucía y en ella se ha primado que lo incorporado sea coherente con las necesidades del sistema productivo regional», ha remarcado el consejero José Carlos Gómez Villamandos para añadir que «también se ha potenciado el atractivo de las enseñanzas STEM para captar al alumnado especialmente femenino y cubrir las necesidades de una sociedad cada vez digitalizada».

Igualmente, se han priorizado disciplinas que ofrecen especialización en materia de sostenibilidad, en concreto, en energías renovables y medio ambiente, muy acorde con la transición verde que se propugna desde Europa. En el campo de la salud, se han elegido títulos que ahondan tanto en las materias clásicas como en la conexión de las ramas sanitarias con la tecnología.

Según ha indicado Gómez Villamandos, en este proceso de diseño «se han impulsado las sinergias de las instituciones para alcanzar el mayor grado de eficiencia reordenando el uso de los recursos y del capital humano universitario». Asimismo, ha destacado que «se han valorado las titulaciones interuniversitarias, duales e internacionales». En este sentido, el consejero ha querido agradecer el trabajo realizado por todas las universidades públicas por aunar esfuerzos e impulsar los estudios conjuntos, lo que conlleva una mejor eficiencia de los recursos públicos, al tiempo que  fomenta la colaboración entre todas ellas.

Del conjunto de 103 enseñanzas validadas inicialmente,19 son grados, 67 son másteres y 17 son programas de doctorado. De todas ellas, 22 tienen un carácter interuniversitario. La cooperación entre campus para ofrecer enseñanzas conjuntas es uno de los aspectos que se prima en el decreto de ordenación de enseñanzas de Andalucía, la normativa regional aprobada en junio pasado que contempla la configuración de este mapa de titulaciones, entre otras medidas.

Para promocionar su implantación, la Junta ha flexibilizado las exigencias requeridas con carácter general para el resto de estudios relacionadas con la suficiencia de recursos disponibles para la implantación de estas titulaciones. Esta tipología de títulos implica a dos o más campus con el fin de potenciar los vínculos y la colaboración docente entre ellas, promoviendo la movilidad de estudiantes a favor de una formación más integral y contribuyendo a la excelencia de la educación superior.

Además, se han incorporado otras 22 nuevas enseñanzas de carácter internacional, por lo que se llevarán a cabo en colaboración con otras instituciones europeas. La proyección internacional constituye otro de los objetivos nucleares que arman el decreto de ordenación de enseñanzas de Andalucía. Para el Ejecutivo autonómico esta línea de trabajo ofrece valiosas oportunidades para mejorar la calidad del aprendizaje, la docencia, la investigación, la transferencia y la innovación.

Por otro lado, la programación también contempla inicialmente 12 nuevas titulaciones de carácter dual, una clase de formación que se aplicará por primera vez en Andalucía buscando favorecer la empleabilidad del alumnado. La mención dual, también destacada en el decreto, combina la enseñanza en las aulas y en las empresas.

Criterios de territorialidad y de demanda social y empresarial

Esta selección inicial realizada a partir de las propuestas remitidas por las instituciones académicas se ha llevado a cabo tomando como referencia los criterios fijados en el decreto de ordenación de enseñanzas de Andalucía. En la idoneidad y viabilidad de las enseñanzas se han evaluado la demanda social, empresarial y del alumnado y se ha velado por que existan   complementariedad y equilibrio territorial en la oferta con el objetivo de garantizar su sostenibilidad y evitar duplicidades y carencias significativas.

De igual modo, se han comprobado aspectos relacionados con la estructura socioeconómica de la comunidad y con su tejido productivo con el fin de introducir mecanismos de corrección con una visión de conjunto para eliminar posibles desajustes entre la oferta académica y la demanda laboral y actualizar el catálogo con carreras que respondan a necesidades objetivas de formación de la sociedad y optimicen el uso de recursos públicos.

19 títulos condicionados

Al margen de las carreras de grado y programas de posgrado admitidos, la Consejería de Universidad ha condicionado la aceptación de 19 nuevas titulaciones que, por diversas razones, no se ajustan completamente a los criterios exigidos o no cuentan con toda la documentación requerida. No obstante, podrían ser finalmente aprobadas si completan satisfactoriamente los requerimientos realizados.

Estas enseñanzas se encuentran en una casuística muy diversa, ya que o bien se requiere más concreción en la propuesta realizada por la institución académica, o bien se demanda más documentación. Asimismo, se han detectado casos de títulos coincidentes en las disciplinas planteadas que podrían tener viabilidad si se establecen acuerdos entre varias universitarias para impartirlos de forma conjunta y no de manera aislada, lo que supondría una mayor optimización y eficiencia de los recursos y redundaría en una mayor cooperación entre las instituciones del sistema público universitario.

Las nuevas titulaciones se podrán impartir a partir del curso 2025/2026

Una vez que la nueva oferta sea informada por el Consejo Andaluz de Universidades (CAU) y ratificada en Consejo de Gobierno en mayo, la Consejería de Universidad será la encargada de autorizar los correspondientes procesos de verificación de todos los títulos. Para ello tendrá que constatar previamente el cumplimiento de otra serie de exigencias reguladas por ley y recogidas en el decreto de ordenación de enseñanzas. nuevas titulaciones se podrán impartir a partir del curso 2025/2026.

En esta fase de verificación será el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades el responsable de tomar la última decisión teniendo en cuenta los informes de evaluación de los planes de estudio emitidos por la Agencia para la Calidad Científica y Universitaria (ACCUA). Las estimaciones que maneja el Gobierno andaluz es que todo ese proceso se complete en 2025.

La planificación tendrá una vigencia de cuatro años, con posibilidad de revisión cada dos, y las carreras contenidas en ella se implantarán entre los cursos 2025/2026 y 2028/2029. Comenzará entonces una etapa muy relevante de renovación académica en Andalucía, después de más de una década de paralización para las instituciones académicas de la región, que han tenido que competir con el resto del sistema nacional de educación superior en desigualdad de oportunidades.

Las universidades de otras comunidades han podido a lo largo de este periodo tomarle el puso a las necesidades del mercado, de las empresas, del alumnado y de la sociedad en general para actualizar su oferta académica. Sin embargo, en la región la ausencia de planificación ha producido una concentración de titulaciones en determinadas ramas de conocimiento o la inexistencia de carreras que atendiesen a las nuevas demandas de profesionales cualificados.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *