Mié. Dic 7th, 2022

Y en el desarrollo de soluciones de adaptación al clima

En el contexto de la COP27, que se está celebrando estos días en Egipto, donde líderes mundiales y empresariales están debatiendo sobre los problemas climáticos que nos apremian, Microsoft ha compartido detalles sobre su trabajo para apoyar y desarrollar nuevas soluciones tecnológicas orientadas a paliar el cambio climático, al aprovechar el poder de los datos y la Inteligencia Artificial (IA).  

La compañía ha anunciado una expansión de su Laboratorio de Investigación AI for Good a Egipto y Kenia. Este laboratorio utiliza IA, machine learning y un modelo estadístico, en colaboración con organizaciones sin fines de lucro líderes, organismos de investigación, ONGs y gobiernos, para ayudar a resolver los mayores desafíos de la humanidad, como es el cambio climático.

“Al ofrecer nuestra tecnología y experiencia, estamos contribuyendo a avanzar en el desarrollo local de soluciones escalables. Hoy, anunciamos la primera expansión global de nuestro Laboratorio a Nairobiy El Cairo, creando un nuevo equipo de científicos de datos sobre el terreno en África que trabajará para mejorar la resiliencia climática”, comenta Juan Lavista Ferres, científico de Datos jefe de AI for Good de Microsoft.

Asimismo, la compañía ha reforzado su acuerdo con Planet Labs, cuyas imágenes satelitales de alta calidad de África, junto a la tecnología de Inteligencia Artificial de Microsoft, aceleran el desarrollo de soluciones de adaptación al clima.

A la vanguardia de la revolución geoespacial durante más de 10 años, Planet Labs cuenta con, aproximadamente, 200 satélites en órbita y captura más de 25 terabytes de imágenes cada día, que facilitan a empresas, gobiernos, investigadores y periodistas la comprensión del mundo terrestre y la toma de medidas correspondientes.

Impacto desigual y necesidad de democratización del acceso a datos

Es un momento difícil para nuestro planeta y ninguna nación es inmune a los riesgos y peligros que representan los impactos continuos del cambio climático. Sin embargo, las consecuencias de esta amenaza existencial para la supervivencia de nuestro planeta se distribuyen de manera desigual entre los países del mundo, y recae una mayor carga sobre los países Sur Global, es decir aquellos con niveles más bajos de desarrollo económico e industrial, en comparación con las naciones más desarrolladas.

Si bien el Sur Global ha contribuido mucho menos que el Norte Global a las causas reales del cambio climático, se ha visto afectado de manera desproporcionada por eventos climáticos extremos, como sequías, inundaciones, tormentas y olas de calor, que contribuyen a otros problemas como la inseguridad alimentaria y empeoran otros, como la pobreza.

Entre 2008 y 2018, había 2.200 millones de personas en el Sur Global que estaban bajo alto riesgo climático. Los gobiernos y responsables de la toma de decisiones de estos países, necesitan acceso a datos climáticos confiables.

Microsoft trabaja para que esto sea así y para democratizar el acceso a los datos, además colabora para intentar alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptados por los estados miembros de las Naciones Unidas en 2015 como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Los datos tienen el poder de hacer posibles proyectos de adaptación y resiliencia que hagan que los recursos disponibles se dirijan a aquellos lugares que pueden tener el mayor impacto, tanto antes como inmediatamente después de los desastres relacionados con el clima. Pero, no solo no se disponen de los suficientes datos climáticos confiables en el Sur Global, sino que también hay una falta significativa de científicos de datos para trabajar con los que sí hay disponibles.

Microsoft ha realizado una investigación que muestra que existen aproximadamente cinco científicos de datos en el Norte Global por cada uno en el Sur Global, lo cual implica una brecha significativa en la capacidad de los países del Sur Global a la hora de tomar decisiones basadas en datos y convertirlos en acciones efectivas.

Esta brecha es aún mayor en África, donde solo se dispone de un científico de datos en comparación con los 14 en el Norte Global. Nos enfrentamos a una brecha de datos climáticos y Microsoft está trabajando paraayudar a cerrarla.

Esfuerzo colectivo en África para África

Microsoft es consciente de que abordar y mitigar los efectos del cambio climático requiere un esfuerzo colectivo de la industria, gobiernos y la sociedad civil. Así, en las primeras conversaciones sobre la expansión de su laboratorio de investigación AI for Good con los Ministerios de Información, Comunicaciones y Tecnología de Kenia y Egipto, dejó claro que lo ideal sería que los investigadores de datos africanos trabajaran en proyectos que benefician a África en África. Por ello, ha creado, un nuevo Consejo de Innovación de IA de África, compuesto por representantes de organizaciones africanas líderes, que será el que reporte sobre los avances y el trabajo que se realice en este laboratorio. Entre estas organizaciones, se encuentran el Banco Africano de DesarrolloAfrican Risk Capacity y la Fundación Africana del Clima. El Consejo convocará a un grupo multisectorial de alto nivel de líderes africanos que comprendan profundamente los problemas a los que se enfrenta el continente, para informar sobre el trabajo de los nuevos laboratorios AI for Good, identificar oportunidades para mejorar la resiliencia climática a través de datos e IA, y facilitar formas de generar datos climáticos adicionales e impulsar la investigación continua.

Microsoft colaborará también con Cruz Roja de KeniaPATH, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) y la Clasificación Integrada de Fases de Seguridad Alimentaria (CIF) para convertir los datos en acción climática.

Asimismo, la compañía trabajará para escalar los proyectos AI for Good en todo el Sur Global. Ha anunciado su alianza con el gobierno de Uruguay en un nuevo laboratorio Microsoft de IA e IoT que ayudará y apoyará a las startups de la región para ofrecer soluciones de IA innovadoras en muchas áreas, como el cambio climático y otros problemas sociales.

Primer atlas destinado a mapear y medir todas las instalaciones solares y eólicas a escala  en la Tierra

Durante la celebración de la COP27 en Egipto, Microsoft ha querido recordar su alianza con Planet y The Nature Conservancy para construir Global Renewables Watch, el primer atlas viviente de su tipo, destinado a mapear y medir todas las instalaciones solares y eólicas a escala de servicios públicos en la Tierra, utilizando IA e imágenes satelitales.

El Global Renewables Watch proporcionará datos que ayudarán, tanto a los investigadores como a los responsables políticos, a comprender las capacidades y las brechas de energía renovable y facilitará a los responsables de la toma de decisiones la forma de buscar opciones más eficientes y efectivas para el desarrollo de este tipo de energía.

El acceso a datos de alta calidad es fundamental para permitir la medición y la realización de los ODS. En el Norte Global, el uso de datos geoespaciales se ha convertido en algo común en la respuesta a desastres naturales como incendios forestales, huracanes y terremotos, y esta nueva colaboración ayudará a que se pueda hacer lo mismo en el Sur Global.

“La crisis climática debe abordarse y para hacerlo, es esencial que apoyemos y permitamos que quienes viven en regiones afectadas por el clima estén al frente y en el centro del desarrollo de soluciones. En Microsoft, estamos comprometidos a colaborar y proporcionar tecnología digital y recursos para quienes viven, trabajan e innovan en el Sur Global para ayudar a cerrar la brecha de datos y crear las soluciones climáticas del futuro”, comenta Juan Lavista Ferres, científico de Datos jefe de AI for Good de Microsoft.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *