Jue. Dic 8th, 2022

El Pleno del Parlamento de Andalucía ha dado luz verde a la tramitación del proyecto de Ley de Economía Circular de Andalucía (LECA), con la que se pretende apostar por la sostenibilidad medioambiental como una gran oportunidad para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo mediante la optimización de los recursos. Un texto muy participado como resultado del diálogo, consenso y escucha activa entre diferentes instituciones, asociaciones, agentes económicos y sociales y ciudadanos.

Según ha señalado el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Ramón Fernández-Pacheco, durante su comparecencia en sede parlamentaria, “se trata de una ley municipalista que recoge medidas para la implementación de las estrategias locales en materia de residuos. Además, es una herramienta fundamental que emana de los principios de la Revolución Verde para compatibilizar el desarrollo económico con la protección de nuestros entornos naturales”.

Así, ha explicado que es “una ley pionera con la que Andalucía marcará el paso hacia una economía verde, ofreciendo instrumentos de planificación a los ayuntamientos para que éstos elaboren, aprueben, implanten y ejecuten en materia de residuos”. Con respecto al contenido, Fernández-Pacheco ha indicado que durante el proceso de tramitación se recibieron un total de 777 aportaciones, de las que se han incorporado al texto casi el 40 por ciento.

Asimismo, ha reconocido que para su desarrollo se ha tomado como referencia las directrices que la Comisión Europea ha marcado, por lo que está alineado con el Pacto Verde Europeo en el horizonte 2030 y se enmarca en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que promueve la ONU. El texto se estructura en una exposición de motivos, un total de 87 artículos divididos en siete títulos, cinco disposiciones adicionales, ocho disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y dos disposiciones finales.

Además, introduce referencias directas a la normativa nacional en materia de residuos tras la aprobación de la Ley 7/2022, de 8 de abril, de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular.
Asimismo, ha detallado que hay varios capítulos específicos importantes. Por un lado, uno que se dedica a la gestión de la basura marina, una parte muy importante en el marco de la economía azul, puesto que los puertos y los pescadores gestionan una gran cantidad de residuos y es necesario ofrecer un marco normativo que favorezca esta recogida de basura marina y el posterior tratamiento de los residuos.

Por otro lado, un capítulo específico sobre los biorresiduos ya que, en el marco del contexto geopolítico actual de dependencia energética, se podría avanzar en autosuficiencia energética para obtener bio combustible como alternativa a los combustibles fósiles mediante el uso de biorresiduos.
La LECA como reclamo al emprendimiento.

Tal y como ha sostenido el consejero de Sostenibilidad, “la Ley de Economía Circular supone un valor añadido como reclamo al emprendimiento porque favorece la creación de nuevas empresas que dan servicio a nuevos procesos de tratamiento de residuos”. Según ha explicado, “se trata de un circuito que favorece nuevos nichos de mercado generando empleo verde y riqueza, en definitiva, un modelo de economía circular con el que se consumirán menos materias primas en los procesos, ya que pueden
emplearse materiales provenientes de flujos de salida de otros”.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *