Vie. Oct 7th, 2022

El auge de las compras por internet y las restricciones por el COVID-19 han aupado las exigencias a los socios logísticos, en especial cuestiones como el estado, la flexibilidad y las facilidades de devolución.

“Para poder cubrir todos los retos que suponen los envíos internacionales, los e-commerce necesitan un buen proveedor logístico que conozca el mercado local, las leyes y a los consumidores, si no está destinado al fracaso” Thomas Hagemann, Co-CEO de Seven Senders.

La crisis sanitaria del COVID-19 ha desencadenado un cambio de hábitos de consumo en nuestra sociedad. Las restricciones de estos últimos dos años han creado un consumidor que prefiere comprar vía online, considerando este canal más seguro, pero que a la vez se está volviendo más exigente. Y, en este sentido, el sector logístico juega un papel esencial en la experiencia global del consumidor, y más aún cuando se trata de envíos internacionales.

Sin ir más lejos, según un estudio propio de Seven Senders, empresa líder en envíos transnacionales en Europa, el 34% de los españoles considera muy importante saber si su envío ha llegado al país de destino. De hecho, son los ciudadanos europeos que más importancia dan a esta información, así como al estado actualizado de su pedido, por encima de los suizos, segundos, que no sobrepasan el 29%.

La pandemia ha demostrado que vivimos en un mundo cambiante y que debemos mantener un perfil adaptativo al mismo, ya que los vendedores online se enfrentan a cambios de normativas internacionales constantemente. Para poder cubrir todos los retos que suponen los envíos internacionales, necesitan un buen servicio logístico al día de las legislaciones y normas de cada país. “Seven Senders la principal plataforma de entrega para envíos transfronterizos en Europa, ayuda a los e-commerce a flexibilizar los envíos y asegurar de esta manera una ventaja sobre la competencia.” De acuerdo con Thomas Hagemann, Co-CEO de Seven Senders.

Desafíos del transporte internacional

Los e-commerce que se expanden internacionalmente conocen el esfuerzo que supone «Cuando se trata de envíos internacionales, los e-commerce se enfrentan a factores completamente nuevos que deben tener en cuenta, como las nuevas leyes del Brexit para el envío al Reino Unido o las restricciones relacionadas con la pandemia, por ejemplo», explica Thomas Hagemann, Co-CEO de Seven Senders. Para gestionar estos futuros retos, recomienda que las tiendas online se posicionen con flexibilidad. Solo así pueden reaccionar a corto plazo ante los imprevistos y las nuevas circunstancias.

Vigilar la situación en el país de destino

Incluso después de más de dos años de COVID-19, las normativas y restricciones de los países europeos cambian constantemente, cada semana. En la actualidad, la variante del virus Ómicron está en auge y todavía no se puede estimar su impacto en el mercado de los e-commerce.Si la situación en un país de destino cambia, es posible que la entrega de paquetes allí ya no sea posible según lo previsto. «Entonces es aún más importante reaccionar rápidamente para seguir garantizando una entrega correcta», afirma el Co-CEO de Seven Senders. «Para ello, es conveniente un análisis preciso de los datos del transportista». La plataforma de entrega de Seven Senders apoya a los e-commerce con alertas automáticas. En caso de irregularidades, también es posible un cambio anticipado del transportista. La web  Covid 19 de Seven Senders, especialmente creada para que los vendedores electrónicos pueden encontrar actualizaciones periódicas sobre la situación actual en sus respectivos países de destino.

Un solo contacto para los envíos internacionales

No solo es crucial conocer las restricciones, sino que los e-commerce, deben ser capaces de reaccionar rápidamente en todos los países de destino al mismo tiempo. Si han de llamar por teléfono a una larga lista de contactos, pierden un tiempo valioso. Y, en el peor de los casos los clientes, si las entregas se ven retrasadas. Los vendedores con un mismo contacto central para todos los países tienen una clara ventaja: un socio como la plataforma de entrega de Seven Senders permite controlar los procesos logísticos de forma centralizada.

Cumplir los deseos de los clientes

Los vendedores que se expanden a un nuevo país suelen seleccionar un único transportista para la entrega antes de entrar en el mercado. «El problema es que las expectativas y los deseos de los clientes en cuanto a la entrega de paquetes son muy diferentes en Europa», afirma el Co-CEO de Seven Senders. Cumplir todos los deseos de los clientes supone un gran esfuerzo y altos costes para los vendedores. Con la conexión a la plataforma de entrega de Seven Senders, tienen acceso a una red de más de 100 transportistas locales en Europa. No solo pueden elegir el transportista que mejor se adapte a las expectativas de los clientes nacionales, si no que también pueden cambiar de transportista rápidamente si las necesidades cambian.

La comunicación con el cliente garantiza la transparencia

No en todas las ocasiones se puede evitar un retraso en la entrega de un paquete, incluso aunque el vendedor esté al corriente de las irregularidades del proceso a tiempo. Por esta razón es crucial adaptar la comunicación con el cliente de forma flexible a cada situación. «Debido a la situación actual, puede haber retrasos con nuestro agente de entrega. Les pedimos su comprensión», los clientes siempre están al día. «Mediante la plataforma de entrega de Seven Senders, las notificaciones se crean y envían automáticamente a los clientes», dice Hagemann. Esto reduce las consultas del servicio de atención al cliente y aumenta la satisfacción del cliente, así como la probabilidad de que vuelva a comprar en la misma tienda.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.