Dom. May 19th, 2024

Las Navidades son sinónimo de reuniones con la familia y amigos, lo que hace que cada año aumenten los desplazamientos en torno a estas fechas. Para nuestros trayectos del día a día, solemos conocer cada mínimo detalle: las zonas de atasco, los lugares donde podemos aparcar, etc. Pero ¿qué pasa cuando llega el momento de visitar zonas que no conocemos?

La hora de aparcar suele ser uno de los mayores dilemas cuando salimos de nuestro itinerario habitual. En ocasiones puede ser complicado encontrar sitio cerca de nuestro destino y acabamos optando por dejar el coche en el primer hueco que vemos. Sin embargo, desde Parclick, aplicación de reserva de aparcamiento online, advierten que debemos asegurarnos de que el aparcamiento sea correcto para no llevarnos una sorpresa de Navidad inesperada.

Así, Parclick ha recopilado algunas de las infracciones más habituales relacionadas con el estacionamiento que están recogidas en el Reglamento General de Circulación. El coste de las multas puede oscilar entre los 80 y los 200 euros. Como norma general, se debe aparcar “siempre fuera de la calzada, en el lado derecho de ésta y dejando libre la parte transitable del arcén”. Lo más importante es que el vehículo no obstaculice la circulación y que no constituya un riesgo para el resto de los usuarios de la vía.

¿Cuándo se considera aparcamiento peligroso o que obstaculiza la circulación?

Hay una serie de supuestos que debemos evitar para estacionar sin obstaculizar o poner en riesgo a cualquier otro usuario de la vía, ya sean peatones u otros conductores.

  • Distancia entre el vehículo y el borde opuesto. Se puede penalizar que el coche aparcado tenga una distancia con el borde del otro lado que sea inferior a 3 metros o que no permita el paso de otros vehículos.
  • Distancia con otros vehículos estacionados. También puede ser una infracción aparcar de forma que otros vehículos que estén correctamente estacionados no puedan ponerse en circulación. Por ejemplo, cuando dejamos el vehículo en doble fila.
  • Obstaculización de salidas o entradas a inmuebles y otros espacios reservados. Este supuesto se refiere a los momentos en los que el vehículo impida entrar o salir de un establecimiento. Asimismo, debemos tener cuidado para no estacionar en zonas reservadas como las zonas de carga y descarga (durante las horas en que están activas), las paradas de autobús o las zonas especialmente preparadas para personas con discapacidades físicas.
  • Zonas de circulación. Aunque parezca obvio, conviene recordar que no podemos aparcar en medio de la calzada o de forma que se pueda interrumpir el tráfico en una vía. Por ejemplo, no se puede aparcar en las medianas, separadores, isletas u otros elementos de canalización del tráfico. Además, tampoco se puede aparcar en giros de forma que se impida realizar la maniobra.

Por último, cabe destacar que cada ciudad puede contar con normas propias que se sumen a las anteriores, por lo que conviene informarse previamente para saber en qué lugares no se permite estacionar. Por ejemplo, muchos municipios cuentan con zonas en las que únicamente podrían aparcar los residentes.

Para evitar estas complicaciones, desde Parclick recomiendan permanecer alerta a cualquier tipo de señalización y también reservar aparcamiento de antemano. De esta forma, podremos evitar dar un sinfín de vueltas para encontrar sitio y llegar puntuales a nuestro destino.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *