Mar. Sep 27th, 2022

El sector de la economía circular coincidió en la necesidad de agilizar los trámites administrativos y burocráticos que la nueva ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular establece, y de ponérselo fácil al ciudadano para que forme parte activa de la cadena. Asimismo, empresas y organizaciones apostaron por que los proyectos del ámbito de Economía Circular cuenten con un propósito que genere un impacto social positivo.

Así lo manifestaron en el “I Encuentro ILUNION Economía Circular con Propósito”, que fue inaugurado por el CEO de ILUNION, Alejandro Oñoro, y clausurado por la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid, Paloma Martin. Oñoro señaló que la Economía Circular es parte esencial en el propósito de construir un mundo mejor con todos incluidos. Cada vez son más las compañías, entidades y empresas que velan por dejar un impacto positivo a través de una economía sostenible y social.

Para tal fin, aseguró, son necesarias alianzas empresariales para “sembrar y convertirnos en prescriptores” de la Economía Circular. En este primer encuentro, que tuvo lugar en el auditorio de Torre ILUNION, se celebraron dos mesas redondas: “Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular. Retos y oportunidades” y “Economía circular con propósito: Grandes oportunidades para la sostenibilidad empresarial”.

En la primera participaron el director técnico de la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje, Nicolás Molina; el director general de la Fundación ECOLEC, Luis Moreno; la subdirectora adjunta de Economía Circular del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Alicia Pollo; y el
director general de la Fundación ECOTIC, Andreu Vila.

La subdirectora adjunta de Economía Circular del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Alicia Pollo, destacó que la nueva ley prohíbe la destrucción de productos no vendidos y no perecederos, establece impuestos fiscales armonizados y servirá para tener una “mejor trazabilidad”,
tal como establecen las directivas europeas.

Varias fueron las conclusiones que expusieron los ponentes. La principal: Para que esta ley, que supone un cambio de paradigma, funcione hay que ponérselo fácil a los agentes responsables de la cadena de reciclado y a los ciudadanos. Asimismo, hicieron hincapié en que es esencial informar al consumidor de las posibilidades que tiene para reciclar sus aparatos electrónicos, más allá de la lavadora, una televisión o un lavaplatos. Pocos saben que las tiendas se encargan de recoger pequeños aparatos para el reciclaje, como telefonía móvil, los smartwatchs, etc.

También coincidieron en la necesidad de que las Comunidades Autónomas armonicen sus mensajes y se coordinen entre sí para fomentar la educación ambiental de la ciudadanía. Además, apuntaron que las plataformas de venta online deben facilitar a sus clientes la retirada de los aparatos electrónicos fuera de uso cuando adquieren otros nuevos, que actualmente no se cumple en muchos casos.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.