Vie. Dic 9th, 2022

Actualmente la digitalización ha entrado con fuerza en muchos ámbitos, incluido el bancario, y se han ido introduciendo innovaciones – como es el caso de la biometría o las wallets – que seguirán tomando impulso próximamente, según los expertos. Sin embargo, durante los próximos años la banca debe avanzar hacia un producto puramente digital, para que, de esta manera, España pueda adecuarse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Por ello, Veritran, compañía de soluciones Low-Code para la banca, comparte recomendaciones para que las instituciones financieras puedan reducir el impacto de sus operaciones en el medio ambiente. Gabriela Giannattasio, VP de EMEA de Veritran, explica que “si bien la banca está trabajando para mejorar la sostenibilidad y su aportación al desarrollo sostenible, aún queda camino por recorrer. En este sentido, los métodos de pago electrónicos que contribuyen a reducir tanto el consumo de plástico como las emisiones de tarjetas y todo lo que conlleva, las operaciones online para disminuir el consumo de papel o las firmas digitales para evitar duplicados de formularios son una clara muestra del importante papel que la digitalización juega para contribuir a los ODS”.

Menos plástico, papel y emisiones con los pagos digitales

Actualmente, el uso de dinero en efectivo ha disminuido y las tarjetas en circulación han superado sus máximos históricos en 2021, con un incremento del 2,09% con respecto al año anterior según el Banco de España (87,99 millones). Una solución para evitar un mayor consumo de plástico, teniendo en cuenta que cada tarjeta supone unos 5 gramos según la WWF, y a su vez reducir la emisión de CO2 a la atmósfera, es apostar por los métodos de pago digitales. Estos suponen una considerable reducción del uso de materias primas a la vez que se reduce el impacto medioambiental de su producción y transporte.

Digitalización de procesos para un menor consumo de papel

Sin duda, gran parte de la adquisición de productos financieros o incluso la integración de nuevos clientes supone un consumo de papel considerable. En esta línea, estableciendo procesos digitales de principio a fin se consigue la eliminación del papel. Algunos ejemplos concretos de soluciones que suponen la digitalización prácticamente total de estos procesos son los onboarding digitales, mediante los cuales una entidad bancaria adquiere y da de alta un nuevo cliente, la creación de una nueva cuenta a través de la banca digital, o las hipotecas digitales, que automatizan procesos y simplifican la firma y validación de documentación que se pueden realizar online.

Eliminación de emisiones duplicadas

En muchas ocasiones, el usuario solicita la renovación de sus tarjetas bancarias o la creación de nuevas cuentas por diferentes motivos: pérdida, robo o deterioro entre otros. Esta acción tiene un gran impacto para el medio ambiente. Los procesos internos de la digitalización de la banca permiten evitar estas situaciones y eliminar la necesidad de renovar estos productos bancarios con el uso de materias primeras y emisiones propias de los procesos productivos y del transporte.

Los avances que la digitalización ha supuesto para la reducción del impacto medioambiental de la industria financiera han sido claves. Sin embargo, aún queda camino por recorrer para seguir avanzando hacia un desarrollo sostenible de la mano de la transformación digital del sector.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *