Dom. May 19th, 2024

Los españoles gastaron un 3,1% más en llenar la cesta de la compra en enero, mientras que el precio promedio subió un 3,3% -lo que constituyen las variaciones interanuales con menos crecimiento en la serie histórica desde el repunte de la inflación-, al tiempo que la demanda sufre una ligera caída del 0,2%, según los últimos datos publicados por NIQ.

En concreto, el gasto en alimentación ya no es el que más desembolso adicional supone para los españoles, ya que se incrementó en un 3,2%, la misma subida que para la categoría de droguería y perfumería, mientras que en el caso de las bebidas fue un 2,7% más que enero de 2023. Estas cifras vienen motivadas sobre todo por el comportamiento en el precio promedio que registró una subida del 3,6% en alimentación, del 1,9% en bebidas y del 4,1% en droguería y perfumería.

El informe muestra que los datos de la demanda se mantienen prácticamente planos en todas las grandes secciones, con una disminución del 0,4% de las ventas en volumen para la alimentación, un aumento del 0,7% para las bebidas y una bajada del 0,9% para droguería y perfumería, frente a los datos registrados un año antes.

Respecto a las ventas desglosadas por canales, destaca el comportamiento del ‘online’ en enero que incrementó las ventas en valor un 10% respecto al mismo periodo del año pasado, notablemente superior al 4,6% registrado en los supermercados grandes, al 2,8% en los medianos o al 1,9% en los pequeños y mayor aún si se compara con la caída del 4,6% en los hipermercados.

El aceite, producto que más sube

Por otro lado, la lista de los productos más inflacionistas está protagonizada por la tendencia de moderación de los precios en enero, y siguiendo la pauta de periodos anteriores el aceite vuelve a la primera posición con un alza del 26,2%, siendo la única que está por encima de las dos decenas.

El informe confirma que el aceite sigue siendo el producto más alcista de la cesta de la compra, especialmente el de oliva virgen y el de oliva que incrementan su precio en un 67,6% y un 67,3%, respectivamente, frente a un año antes, pero también el de oliva virgen extra, que lo hace en un 55%. Una subida de precio que impacta en la demanda con bajadas del 21,4% para el de oliva, o del del 12,8% en el de oliva virgen extra. Sin embargo, el de oliva virgen sube sus ventas en volumen en un 8,8%.

Además, se percibe como el consumidor hace un trasvase de producto, ya que otros aceites como el de girasol registra un crecimiento en las ventas en volumen del 17,6%, mientras desciende su precio en un 34,2% respecto a enero de 2023 o el aumento en la demanda del aceite de orujo del 73,2%, a pesar de que su precio se eleva un 23,9%.

De esta forma, al aceite le siguen los zumos, con un incremento del 13,6%; los alimentos infantiles, con un 13,4%; las verduras congeladas, un 12,8% superior; las aceitunas y encurtidos, un 12,7% más; el queso tradicional un 9,8% más; el pescado preparado congelado, un 8,2% más; los chocolates, un 7,9% más; la repostería y las golosinas, ambos con incrementos del 7,7% o el cacao un 7,3% más, mientras que fuera de la sección de alimentación destaca que los productos de parafarmacia suben un 11,6% y las fragancias un 12,1%.

En el lado contrario y con bajadas significativas en su precio promedio frente a enero de 2023 figuran el grupo de los lácteos con una posición destacada, ya que el precio del queso rallado cae un 7,4%; la mantequilla, un 6,3%; el queso de bola, un 6%; los quesos blancos pasteurizados, un 5,9%; el queso fundido un 3%; los yogures, un 2,3%; la nata un 2,1%, o la leche líquida y bebidas vegetales, que anotan un 1,2% en negativo.

También bajan sus precios las celulosas de hogar y los complementos de lavado, ambas con descensos del 6%; la margarina baja un 5,4%, el tratamiento facial, un 5,1%; los dietéticos, un 2,6%; los detergentes de la ropa, un 2,2%; o los platos preparados refrigerados y postres preparados ambos con caídas del 1,1%.

Marca blanca crece un 6,3% de valor

A fecha de cierre de noviembre, se registra un incremento de las ventas en valor de las marcas de distribuidor del 6,3%, frente a la subida del 0,7% de las de fabricante, mientras que las ventas en volumen se elevan en un 3,5% para las primeras y caen en un 4,4% para las segundas.

La directora general de NIQ para Iberia, Patricia Daimiel, ha explicado que se sigue observando «una ralentización de las subidas de precios en enero -en línea con las cifras del IPC publicadas por el INE para este periodo- y que ha sido especialmente destacada en la sección de alimentación». «El hecho de que los consumidores lleven tanto tiempo conviviendo con la presión inflacionista, se ve reflejado en esa demanda plana», ha indicado.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *