Lun. May 20th, 2024

El consumo de agua contaminada con niveles de arsénico superiores a los recomendados podría suponer un grave riesgo para la salud de cerca del 32 por ciento de la población mundial, según un nuevo estudio de la Universidad de Sheffield (Reino Unido).

En concreto, la nueva investigación, realizada por académicos del Instituto de Alimentación Sostenible de dicha universidad, ha revelado que los países que no respetan los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los niveles de arsénico en el agua ponen en riesgo de padecer graves problemas de salud a millones de personas en todo el mundo, sobre todo en los países de renta baja y media.

Muchos países del mundo siguen utilizando el límite obsoleto de la OMS (50 microgramos L-1 o partes por billón) para el arsénico inorgánico en el agua introducido en 1963, entre ellos varios países asiáticos como China, Bangladesh, Pakistán, Camboya, Tailandia, Myanmar y Nepal, donde el arroz es el principal alimento básico.

La exposición prolongada al arsénico en el agua utilizada para beber, preparar alimentos o regar cultivos puede causar una serie de problemas de salud que afectan a todos los órganos del cuerpo, como cáncer, diabetes y enfermedades pulmonares y cardiovasculares.

El arroz es uno de los principales cultivos de cereales del mundo, y contribuye a la energía alimentaria y la nutrición de más de la mitad de la población mundial. Tiene más arsénico que otros cereales, y el riesgo se agrava si se cocina el arroz con agua contaminada con arsénico por encima del límite recomendado por la OMS.

El nuevo estudio, el primero de este tipo, comparó cómo afectaba a la cantidad absorbida en los alimentos el uso de distintos métodos para cocer tipos comunes de arroz con agua contaminada con arsénico.

Sigue nuestras Noticias

Por Luis Fernando Prieto

Periodista especializado en empresas y movilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *