Sáb. Oct 23rd, 2021

Tres proyectos europeos, con financiación proveniente de los fondos H2020, dan impulso a soluciones innovadoras en energía y se alinean con los objetivos estratégicos de la AMB incluidos en el Plan clima y energía 2030.

La AMB, en una de sus prioridades estratégicas de mandato, trabaja para llevar a cabo la transición energética en el territorio metropolitano. De la mano de su Plan clima y energía 2030, tiene en marcha una serie de programas para extender las energías renovables para la metrópolis e impulsar iniciativas como las comunidades energéticas.


En esta línea, la AMB participa en varios proyectos de escala europea, que se alinean con las dos prioridades estratégicas en materia de energía: ayuntamientos 100% renovables en 2030 (proyectos V2Market y procuramos), relacionados con sistemas de almacenamiento y gestión de la demanda de energía y edificios de consumo casi nulo), y comunidades energéticas locales (proyecto UP-stairs).


El vicepresidente de ecología de la AMB y concejal del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Eloi Badia, ha querido destacar el papel que «deben jugar las Administraciones Públicas, como la AMB, en esta nueva etapa que se abre con la transición ecológica. Así estos nuevos proyectos pilotos, nos servirán para innovar en el ámbito de las energías renovables y ofrecer alternativas energéticas eficientes. «

Proyecto V2Market: solución al almacenamiento de energía verde


El objetivo principal de este proyecto es desarrollar modelos de negocio claros para la tecnología V2G en España. Esta tecnología permite disponer de instalaciones que, además de generar energía a partir de tecnologías limpias, como la solar fotovoltaica, son capaces de almacenar excedentes o inyectar de nuevo esta energía a la red para adaptarse a las necesidades del sistema en cada momento.

Un ejemplo claro de esta tecnología es la fotolinera de Molins de Rei, instalada por la AMB. Esta fotolinera, además de cargar los vehículos eléctricos con energía verde y de km 0, también facilita que la energía siga el camino opuesto: permite devolver a la red la energía proveniente de la batería de los vehículos conectados que no la necesitan. Esta funcionalidad permite disponer de energía solar en los momentos en que, por motivos meteorológicos, es escasa, y es un elemento clave para dar solución al problema del almacenamiento de energía: una vivienda tipo consume cada día, en promedio, 9 , 6 kWh de electricidad, mientras que una batería de coche eléctrico es capaz de almacenar entre 22 y 100 kWh, según el modelo.

La participación de la AMB como socia del proyecto consistirá en la realización de una prueba piloto: convertirá sus infraestructuras V2G existentes en un banco de pruebas para nuevos modelos de negocio que validen la rentabilidad de esta tecnología.

Así pues, el proyecto pondrá la AMB a la vanguardia de la integración de energías renovables con almacenamiento inteligente y replicable. La acción también supondrá más ahorro energético y económico por parte de los ayuntamientos metropolitanos y de la misma AMB, ya que acelerará el retorno económico y financiero de las instalaciones V2G que tiene en marcha en el territorio.

El proyecto V2Market tiene un presupuesto total de 2.000.000 €, de los que la AMB en recibirá 139.125 €. Esta financiación, combinado con la inversión propia, generará un impacto total directo sobre el territorio de más de 351.000 €.

Proyecto H2020 ProcuRE: edificios públicos 100% renovables

Aunque algunos edificios, en la actualidad, alcanzan grandes niveles de eficiencia energética, nunca consiguen consumir el 100% de energía renovable. Algunas soluciones innovadoras, como la energía fotovoltaica de capa fina y nuevas soluciones de climatización de alta eficiencia harán posible este salto hasta el 100%.

El mecanismo de compra precomercial o PCP (pre-commercial procurement) permite juntar procesos de compra de equipos y sistemas para propietarios de edificios con intereses comunes dentro del mercado europeo. Esta acción conjunta ayuda a avanzar en la innovación, reducir la fragmentación de los proyectos y rebajar costes de adquisición.

El objetivo del proyecto ProcuRE es realizar una compra precomercial entre cinco entidades públicas locales de toda Europa (entre las que la AMB), para adquirir componentes y sistemas energéticos innovadores y lograr un suministro 100% renovable en un edificio municipal piloto escogido. Estos sistemas incluyen tanto componentes de generación de energía (como placas solares), como elementos que reduzcan la demanda energética del edificio, con el fin de conseguir el máximo nivel de eficiencia posible.

La AMB participará en este proyecto convirtiéndose en 100% renovable un edificio de equipamientos municipal (el edificio de la Casa de la Villa de Sant Boi de Llobregat) a partir del mecanismo de PCP, invirtiendo en mejoras de los sistemas de climatización, cerramientos y generación de energía solar fotovoltaica, entre otros. Aparte de suponer un claro ahorro en consumos en el municipio, el proyecto también permitirá al CON conocer de primera mano las últimas innovaciones tecnológicas a escala europea en cuanto a la integración de energías renovables en edificación, para poderlas aplicar posteriormente en nuevos equipamientos metropolitanos.

El concejal de Transición Energética y Hídrica del Ayuntamiento de Sant Boi, Daniel Martínez, afirma que «mediante este proyecto, Sant Boi convertirá laboratorio metropolitano de tecnología de última generación creada para conseguir que el suministro de energía de los edificios públicos proceda en un 100% de fuentes renovables propias «. «Es un paso más», ha añadido, «en el camino que hemos iniciado en nuestra ciudad hacia la transición energética, una prioridad estratégica que compartimos con la AMB en el contexto general de la lucha contra la emergencia climática».

Para el proyecto ProcuRE, que tiene un presupuesto total de 11.000.000 €, el CON recibirá una financiación de la UE de 1.403.850 €, que sumado a la inversión propia, tendrá un impacto de 1.671.250 € sobre la metrópolis.

Proyecto UP-stairs: comunidades energéticas renovables


El proyecto UP-stairs, también enmarcado dentro del programa europeo H2020, está enfocado a promover el crecimiento de comunidades energéticas renovables para avanzar hacia los objetivos de ahorro energético establecidos por la UE.

Las comunidades energéticas renovables son aquellas en que los diferentes actores de una comunidad participan en la inversión, producción, distribución y venta de energías renovables, y que generan diferentes beneficios a escala local, como oportunidades laborales, energías más verdes y asequibles, autosuficiencia energética y cohesión comunitaria.

Como el sector residencial tiene un gran impacto en el consumo energético total, y existe la necesidad de acelerar la transición hacia fuentes de energía renovables, el proyecto UP-stairs tiene como misión promover el diseño, la implantación y el seguimiento de cinco comunidades piloto, aproximadamente de unos 2.000 consumidores cada una.


El principal objetivo del proyecto es generar confianza entre los consumidores hacia estos modelos energéticos y ayudar a superar las barreras legales, administrativas y financieras que dificultan la difusión.

La AMB tiene un papel transversal a lo largo del proyecto: se encargará de desarrollar modelos económicos escalables para sostener estas medidas, e implementará y coordinará una prueba piloto en el territorio metropolitano.

El presupuesto total del proyecto es de 2.018.307,50 €, de los que la AMB en gestionará directamente 182.750 €.

La AMB, UN ACTOR PRESENTE EN EUROPA
Los tres proyectos descritos, subvencionados con fondos europeos competitivos H2020 que la AMB ha obtenido en los últimos 12 meses, permiten al AMB disponer de 2.000.000 € (de un total de 15.000.000 € de presupuesto) para desarrollar acciones en colaboración con empresas, autoridades públicas y centros de investigación de toda Europa. De este modo, la AMB se posiciona como un actor de referencia en el ámbito energético a escala europea.


Estos tres proyectos son sólo ejemplos de las múltiples iniciativas comunitarias en que la AMB toma parte, tanto en materia de energía como en otras competencias estratégicas: residuos, agua, movilidad o cooperación, entre otros.


Cabe destacar la amplia ratio de efectividad de la AMB a la hora de participar en las convocatorias competitivas para obtener financiación para proyectos europeos de este tipo: habitualmente, las empresas, centros de investigación o administraciones.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *