Vie. Oct 7th, 2022

La caída del 20% en el uso del transporte relanza las caminatas de los españoles, con promedios de 5 km al día

El aumento en los contagios por la expansión de la variante Omicrón ha vuelto a cambiar los hábitos de los españoles a la hora de desplazarse. En ciudades como Madrid, el transporte público ha registrado caídas del 20% en enero mientras que el tráfico rodado ha visto descensos del 13% según datos aportados por la Comunidad. Se estima en unos 650.000 viajeros menos diarios que no usan el transporte público en Madrid. En otras ciudades como Alicante el tráfico rodado ha descendido un 30% en enero. Según datos extraídos de la app WeWard en base a un universo de 150.000 usuarios, los españoles están caminando un promedio de 7.000 pasos al día, lo que significa casi 5 km o una hora y 25 minutos.

Yves Benchimol, CEO de WeWard, app que premia a los ciudadanos que caminan, explica que “se percibe nuevamente algo de miedo en los ciudadanos a la hora de utilizar el transporte público, además la vuelta al teletrabajo en muchas ciudades españolas ha reducido los desplazamientos”.

En una situación mayoritaria de restricciones puntuales en la que vive España, los ciudadanos están buscando alternativas seguras de desplazamiento, y en muchos casos la opción de caminar, en trayectos que no sean muy largos, es la más segura.

Benchimol comenta que “los datos en nuestra app muestran que en las últimas semanas se han incrementado un 300% las descargas en España, hasta alcanzar un total de más de 100.000 instalaciones; esto indica que los españoles tienen en mente caminar más”.

Ventajas de caminar

Los expertos de WeWard han realizado un análisis comparativo de los distintos medios de transporte que se pueden utilizar actualmente (viajar a pie, bicicleta, coche, metro y autobús) teniendo en cuenta 5 aspectos: rapidez, salud, economía, ecología y seguridad.

Rapidez

Benchimol explica que “para moverse en la ciudad, cuando la distancia es menos de 1 km, caminar es la manera más rápida de llegar al punto de destino. Un peatón llegará a su destino antes de que el conductor comience a moverse con su coche o que el ciclista llegue a su destino. Para un recorrido de entre 1 y 6 km, la bicicleta es la forma más rápida de desplazarse. Más allá de 6 km, el medio más rápido es el coche. Cabe señalar que hasta 10 km la bicicleta es la forma más rápida de moverse después del automóvil”.

Salud

La opción de caminar es seguramente la más saludable de todas. Los expertos de WeWard mencionan solo algunas de sus ventajas como pueden ser reducir el riesgo de hipertensión, fortalecer el corazón, prevenir la aparición de la diabetes o evitar la obesidad. Además, mejora la vida sexual y el estado de ánimo. Otras alternativas como montar en bicicleta también presentan beneficios para la salud como oxigenar el cerebro, combatir el estrés, reforzar las rodillas, fortalecer los músculos o reducir el colesterol malo. Los beneficios de conducir están más ligados al aspecto psicológico como pueden ser sentir relajación, alivio o disfrutar del entorno pero en este sentido el lugar donde se conduce marca completamente las sensaciones que se pueden experimentar. No es lo mismo conducir en el centro de una ciudad donde se producen atascos y donde el conductor puede llegar a sentir estrés e irritación que conducir en un pueblo perdido o bordeando un lago, lugares que producirán sensaciones mucho más relajantes y placenteras.

Economía

La opción de caminar conjuntamente con la bicicleta es también la fórmula más económica de desplazamiento. Según datos de la DGT, para un trayecto de 7 kilómetros en una ciudad, llevar a cabo ese recorrido en un vehículo de gasolina tendría un coste de 730 euros anuales mientras que si se hace en uno diésel costaría 684 euros al año. Se podría ahorrar algo si se utiliza el autobús (454 euros al año) y más todavía si se elige la motocicleta (297 euros) o el metro (84 euros). El coste de caminar o realizar el trayecto en bicicleta sería de 0 euros.

Ecología

La bicicleta y los viajes a pie son las fórmulas más sostenibles porque no producen emisiones contaminantes. La DGT señala en este caso también y para un recorrido de 7 km a los diferentes vehículos motorizados como los más contaminantes: un vehículo de gasolina emite, en un año, 340 kilos de CO2 mientras que uno de diésel 315 kilos, el autobús genera 211 y las motocicletas 177 kilogramos.

Seguridad

Este es uno de los criterios que la pandemia de Covid ha transformado más. Frente a la expansión de los contagios de Omicrón, la opción de caminar y la bicicleta se presentan como las opciones más seguras al hacerse normalmente en solitario. Cuando se hacen con más personas, es más fácil mantener la distancia de seguridad. El metro y el autobús presentan más dudas al acumularse más personas en espacios reducidos y no ser siempre sencillo respetar la distancia de seguridad y la ventilación. El coche es también un medio de transporte seguro si se cumplen las normas de llevar mascarilla y respetar las distancias si es que en el vehículo hay más de una persona.

Por Mayte Rodríguez López

Periodista especializada en movilidad y transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.